Página de información del Sindicato de Oficios Varios de Toledo de la Confederación Nacional del Trabajo, adherida a la Asociación Internacional de l@s Trabajador@s.
Este blog esta hecho por trabajadores/as y esta dirigido a toda la clase obrera. Intentamos ser lo más plurales posibles dentro de nuestras ideas y prácticas anarcosindicalistas. El blog no tiene por qué compartir las opiniones que no vayan firmadas por este SOV de CNT-AIT Toledo, o por el resto de nuestra organización (CNT), ni siquiera las de los/as colaboradores/as más habituales. Si te apetece colaborar mandandonos textos, articulos, opiniones, quejas, etc. Mandarlo a toledo@cnt.es O cnt_toledo@yahoo.es

Salud

lunes, 22 de diciembre de 2014

Un libro para disfrutar de la lectura estos días de frío: “El hombre que fue jueves” de G.K. Chersterton


El hombre que fue jueves (1908) a primera vista tiene apariencia de novela policial. En ella, el detective Gabriel Syme a través del contacto con el poeta anarquista Lucian Gregory, se interna en una célula anarquista que pretende destruir el mundo. Gracias a su agudeza, Syme logra ser elegido para el Consejo de los Días, una especie de consejo rector de la colectividad anarquista, cuyos integrantes, en lugar de ser designado por sus nombres lo son adoptando el de un día de la semana. Syme es electo como Jueves. Y su objetivo es destruir el anarquismo que pone en riesgo el mundo, representado principalmente por quien encabeza y dirige el movimiento anarquista: el Domingo.

Syme, quien nos es presentado como un filósofo que devino en detective, prontamente comienza a darse cuenta que el resto de los integrantes del Consejo de los Días también son policías encubiertos, tal como él, y que la finalidad de todos es destruir a Domingo, el paradigma del anarquismo, y que han estado unos junto al otro, compartiendo el mismo silencio temeroso de ser eventualmente descubiertos.

Decía que esta novela resulta una suerte de novela policial, pero prontamente toma un vuelo inesperado, despegándose de la realidad y sus consecuencias, transformándose en una alegoría. Ya en 1908, cuando se publicó esta novela, el autor fue capaz de ver la existencia de estos grupos anarquistas y cómo su pensamiento tendía a destruirlo todo; pero no se trata de una novela en contra del anarquismo, o ni siquiera sobre el anarquismo como ideología, es más bien una especie de juego literario entre dos posturas antagónicas que han coexistido en toda la historia de la humanidad: el bien y el mal (o más precisamente: el orden y el caos). Pero ninguno de ellos se encuentra en su estado puro (aquello redundaría en una obra simplísima), sino que se confunden y entremezclan en la historia, haciendo que los perseguidores se vuelvan los perseguidos o que, incluso, los perseguidores se persigan entre sí.

Fuera de lo anterior, el mismo Domingo —que resulta ser al tiempo orden y caos, creando el cuerpo de policías intelectuales, situándolos en su consejo y, por otro lado, encabezando el anarquismo—, es una alegoría de otra cosa. ¿Qué representa esta dualidad? Me inclino a pensar que descansa su figura en una imitación literaria del creador, una especie de dios malo, que juega con los muñecos que para él son los hombres. Sería, entonces, una alegoría de carácter religioso.

Si tenéis ocasión disfrutadlo.

Salud

No hay comentarios: