Página de información del Sindicato de Oficios Varios de Toledo de la Confederación Nacional del Trabajo, adherida a la Asociación Internacional de l@s Trabajador@s.
Este blog esta hecho por trabajadores/as y esta dirigido a toda la clase obrera. Intentamos ser lo más plurales posibles dentro de nuestras ideas y prácticas anarcosindicalistas. El blog no tiene por qué compartir las opiniones que no vayan firmadas por este SOV de CNT-AIT Toledo, o por el resto de nuestra organización (CNT), ni siquiera las de los/as colaboradores/as más habituales. Si te apetece colaborar mandandonos textos, articulos, opiniones, quejas, etc. Mandarlo a toledo@cnt.es O cnt_toledo@yahoo.es

Salud

martes, 29 de septiembre de 2015

[Málaga] Victoria de la acción directa. Fin de conflicto con Matahambre.


Lxs de la CNT volvemos a demostrar que la ACCIÓN DIRECTA funciona: tras 105 días de movilización, un empresario de esxs que ahora llaman emprendedorxs ha terminado pagando a un trabajador despedido por reclamar lo que le correspondía: poco más de tres meses de ACCIÓN DIRECTA.
La Taberna Matahambre de Los Boliches (Fuengirola) despidió a un trabajador que osó reclamar el pago íntegro de sus nóminas negándose a firmarlas si no las cobraba previamente. Y además reclamó los dos días festivos que le correspondían según convenio, ya que gozaba de solo uno de ellos. Sin embargo, lo que no tuvo en cuenta el empresario es que el trabajador era afiliado a la CNT de Málaga, y que en este sindicato si tocan a unx, nos tocan a todxs.
Quizás el empresario pensó que se trataba de uno de tantos trabajadorxs no afiliadxs que si bien se enfadan y protestan airadamente, después, faltos de apoyo, se retiran y ni siquiera reclaman aquello que les corresponde. O que buscaría ayuda en uno de esos sindicatos que tienen liberados y participan en comités de empresa para los que un conflicto en una empresa pequeña no resulta rentable. Quizás, todo lo más, le buscarían un abogado que intentaría llegar a un acuerdo, y el conflicto se dilataría en una maraña de procedimientos judiciales y pasaría un año, y a lo mejor recibía una cantidad pactada dos tercios inferior a lo adeudado. Lo que es seguro es que nunca imaginó que el trabajador era afiliado a la CNT de Málaga.
Y es que lxs afiliadxs a la CNT de Málaga, sin descuidar el ámbito judicial (y es que vivimos donde vivimos, mal que nos pese), nos pusimos junto al compañero, y decidimos hacer lo que corresponde a un sindicato: la Acción Directa. Y allí fuimos el mediodía del 26 de abril, sábado, a las puertas del restaurante, a recordarle al empresario que había que pagar, y a explicarles a lxs clientxs que estaban consumiendo en un local que no paga a sus trabajadorxs. Y también visitamos el 1 de mayo otro restaurante de la misma franquicia para que sus clientxs conocieran cómo se las gastaban en el Matahambre. Y volvimos a la hora de la cena el 9 de mayo, y el restaurante se quedó vacío, y lxs vecinxs de la zona iban conociendo al dueño de la Taberna. Y el 17 de mayo, el 7 de junio, el 21 y el 27 de junio...
A veces un mediodía, a veces una noche, siempre en sábado o domingo, y cada día lxs clientxs abandonaban la Taberna y ya no volvían. Nos visitaba la policía a instancias del empresario, nos amenazaban con denuncias por los motivos más variopintos, pero nos manteníamos, y cada día éramos más, pues compañerxs de otros colectivos de Los Boliches y Fuengirola acudían a gritar con nosotrxs y reclamar lo que correspondía a nuestro compañero.
Cuando estaban ya los permisos para las concentraciones de agosto el dueño de la Taberna comprendió finalmente que lxs cenetistas no nos cansamos, y que estábamos dispuestos a pasar el verano frente a su negocio, y a convertirnos en sus únicos clientxs. Y entonces llegó el acuerdo. Y el trabajador cobró su despido, y sus nóminas atrasadas, y sus festivos, y sus días de descanso no disfrutados. Y la CNT volvió a demostrar que hay un sindicalismo que no se presenta a elecciones, que no tiene liberadxs, que no recibe subvenciones, y sobre todo que practica el apoyo mutuo y la acción directa: el juicio estaba fijado para noviembre, y probablemente solo hubiera sido posible reclamar las nóminas no cobradas. En cambio, en solo tres meses, el trabajador ha solucionado su conflicto y recibido aquello que reclamaba.
Y es que han sido solo 105 días de movilización, de ACCIÓN DIRECTA.

CNT de MÁLAGA.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

LA LUCHA CONTRA LA PRIVATIZACIÓN DE LA SANIDAD CONTINÚA EN TOLEDO. CONVOCATORIA

Salud.
Un grupo de personas relacionadas con los sindicatos CGT y CNT de Toledo, tras la experiencia fallida de la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad de Toledo (CAS), queremos seguir en la lucha por una sanidad pública, de calidad, gratuita, universal y donde trabajadores y usuarios decidamos. No nos basta con el maquillaje que suponen los cambios de gobierno. El proceso privatizador continua.
Hemos aprendido de nuestros aciertos y errores y nos reafirmamos en los principios que pusimos en práctica en la anterior experiencia del CAS Toledo: horizontalidad, asamblearismo, consenso, autogestión y autonomía total y absoluta de cualquier partido político. No queremos ser correa de transmisión de nadie, como tampoco queremos que las soluciones a nuestros problemas nos vengan impuestas por dirigentes de ningún tipo.
Pese a las dificultades y obstaculos, queremos continuar con nuestra actividad de autoformación, información y denuncia ante los ataques a la sanidad pública. Y lo queremos hacer de igual a igual, sin élites que nos digan como ha de hacerse y que camino tomar. Entre todas y todos lo llevaremos a cabo.
Por ello convocamos a todas aquellas personas interesadas a una próxima reunión en el local de CGT Toledo (C/ Valencia nº 10), el próximo día 1 de octubre, jueves, a las 18:00 horas.

Por una Sanidad Pública, Universal, Gratuita y de Calidad!!!

La crisis humanitaria desembarca en Europa

¿Quién salvará este chiquillo / menor que un grano de avena? / ¿De dónde saldrá el martillo /verdugo de esta cadena?
El niño yuntero, Miguel Hernández.
Se me empañan los ojos cada vez que veo la foto del cuerpo sin vida de Aylan Kurdi, el pequeño ahogado en las aguas del Egeo cuando su familia intentaba llegar a Grecia desde Turquía. En sus facciones, borrosas en la imagen, desdibujadas sobre la arena, no puedo evitar ver las de mi propia hija, apenas medio año menor que ese minúsculo niño. Afortunadamente, ella juega ahora alegre en la terraza. En cambio, el otro ha perecido sepultado por las olas de la guerra, que persiguen implacablemente a sus víctimas más allá de las fronteras y a través de los continentes. Sin culpa alguna, su frágil inocencia inerme se ha convertido en icono de los miles y miles de pequeños masacrados en una, muchas, guerras inhumanas, cuyos padecimientos no han alcanzado tanta repercusión mediática, vaya a saber por qué. No por falta de merecerla, desde luego. En este diminuto cuerpo exangüe habitan todos los bebés decapitados por las bombas de barril o las niñas que agonizan entre convulsiones por el gas mostaza. También los subsaharianos desaparecidos entre las olas en la costa de Libia, las adolescentes esclavizadas por los yihadistas del DAESH (Estado Islámico) y los jóvenes afganos sin futuro en un país arrasado. No es de extrañar que tan pesada carga asfixiase tan pequeña vida.
Entre lágrimas, casi sin poder hablar, el padre del pequeño que pereció junto a su hermano mayor y la madre de ambos, dijo que esperaba que por lo menos este terrible suceso sirviese para remover conciencias. Es un triste consuelo haberlo conseguido. Porque lo cierto es que no ha sido hasta que los cadáveres han empezado a llegar a las costas europeas, entre las balsas hinchables de refugiados con mejor fortuna, que se ha empezado a hablar de crisis humanitaria, a pesar de que ésta llevaba ya casi un lustro instalada en los campos de desplazados. Según datos de ACNUR (la agencia de la ONU para la atención a los refugiados) más de cuatro millones de sirios han huido de la guerra a Líbano, Jordania, Turquía y otros países limítrofes. Y eso sin contar los, al menos, 7.600.000 desplazados internos. El caso del Líbano, que con menos de cuatro millones y medio de habitantes, acoge a más de un millón de refugiados, debería ser suficiente para sacar los colores a tanto político europeo afanado en reducir la cuota que le corresponde a su país.
Lo que es peor, diversas agencias humanitarias pasaron meses avisando de que sus reservas para atender a esta marea humana se estaban agotando. Hasta que al final, ante la escasez de donaciones, gubernamentales y privadas, tuvieron que suspender de manera gradual desde principios de año la asistencia alimentaria a los desplazados. Este empeoramiento de las ya de por sí precarias condiciones en los campos de refugiados, ha puesto en marcha el éxodo que ahora llega a las costas europeas.
Pero aunque señalar con un dedo acusador a los políticos y ciudadanos occidentales pueda ser tentador (y sencillo), lo cierto es que estos no son sino una parte más de una ecuación muy compleja. En lo medios y en las redes sociales árabes se ha criticado mucho el significativo rechazo de los países del golfo a recibir refugiados, a pesar del destacado papel que sus gobiernos han tenido en la guerra, apoyando cada uno a su facción armada islamista favorita. A pesar de que su desahogada economía les permitiría acoger a decenas de miles de sirios en condiciones más que dignas, se han negado a hacerlo, poniendo todo tipo de impedimentos a su entrada y asentamiento.
Por otra parte, si el régimen de El Assad no ha colapsado todavía, en el frente militar y en el diplomático internacional, es gracias a sus aliados: Rusia e Irán, éste último a través de la milicia libanesa, Hizbolá. Es indudable que esta actuación prolonga la guerra, por ejemplo cuando el gobierno ruso aumenta su apoyo militar al régimen en vista de sus reveses de los últimos meses. Cuando se habla de intervención extranjera en Siria se pasa por alto que ésta existe desde hace mucho.
Sí, desde luego los países occidentales tienen su responsabilidad en la situación de Oriente Medio, pero el discurso antiimperialista monotemático de una parte de la izquierda está tan acabado como la guerra fría que le daba sentido. Las olas que hundieron el bote del pequeño Aylan no venían sólo del oeste.
No cabe duda de que la magnitud de la crisis y la tragedia nos obliga a replantearnos muchas certezas que han dado forma a los discursos en los países europeos, tanto el oficial como el crítico. Políticos y medios de comunicación se han esforzado siempre por introducir una falaz distinción entre inmigrantes económicos y refugiados. Esta puede parecer especialmente relevante en este caso, pero precisamente lo que hace el éxodo sirio es derribar sus premisas. La mayoría de los refugiados que llegan ahora a Europa no huyen directamente de las zonas de combate (eso ya lo hicieron hace años), sino de campos de desplazados o de países vecinos en los que las condiciones de vida se han vuelto insoportables. Y lo hacen en compañía de afganos e iraquíes en la ruta del este y de subsaharianos en la del centro del Mediterráneo, desde Libia. Todos ellos dejan detrás de sí continentes arrasados por conflictos interminables y por la miseria más absoluta, factores que se alimentan siempre entre sí y que no se pueden separar del modo nítido que querrían los oficiales de inmigración. Considerar a unos refugiados y a otros inmigrantes económicos ilegales carece de todo fundamento.
Pero también la noción de derechos humanos sobre la que se ha construido el discurso crítico, liberal o de izquierdas, hace aguas. De la manera más evidente, porque estos parecían no existir antes de que los refugiados llegaran a millares, derribando las barreras en las fronteras y consiguiendo con los cadáveres de sus hijos un triste e indeseado hueco en los medios de comunicación. Pero esto lo que pone en evidencia es la falsedad de la noción en sí. Los derechos humanos, tan caros a los liberales y a la izquierda bienpensante, no existen más que como cristalizaciones momentáneas de la lucha de los desposeídos por el reconocimiento y la supervivencia, por abolir las injusticias y las discriminaciones de que son víctimas. Los derechos no existen hasta que se conquistan.
Por eso la cadena de los miles de niños yunteros que se ahogan en nuestras costas o malviven en campos de refugiados sólo se puede romper con el martillo del corazón de quienes también hemos sido niños yunteros. De todas nosotras. No sólo porque en el caso más concreto español se tenga relativamente reciente la desoladora experiencia de la guerra civil y el exilio, con el legado de desarraigo y honda tristeza que comparten todos los derrotados del mundo. Sino porque la lucha de los refugiados es una barricada en la que podemos converger todos. En los países europeos somos millones de desposeídos, trabajadoras afectadas por reformas laborales, por los recortes, por las políticas de austeridad. Cuando nos defendemos de la agresiones de la case política y de los dirigentes económicos, luchando para conquistar de nuevo los derechos perdidos en el naufragio de la crisis, son también los de los refugiados los que ganamos, como futuros compañeros de tajo. Cuando la movilización en la calle derrota al racismo y a la xenofobia, cuando obliga a los gobiernos a abrir las fronteras y a recibir desplazados, son nuestros derechos los que defendemos, al afirmar nuestra libertad colectiva frente al estado y los fascismos de nuevo cuño.
El director de ACNUR ha dicho que esta crisis humanitaria no se puede resolver con medidas humanitarias (es decir, más ayudas), sino políticas. Tiene razón. Porque política es la lucha por la paz, la libertad y la igualdad, mediante movilización, acción directa y solidaridad. Cuando los dirigentes de todo el planeta participan en la masacre de los desposeídos, sea con bombas o ahogándolos en las olas del mar, es el momento de unirnos para evitarlo. Tal vez así encontremos salida a este atroz sinsentido. Tal vez así germine este pequeño grano de avena sembrado en una playa turca.

Miguel Pérez
Secretaría de Acción Social/Exteriores.

martes, 22 de septiembre de 2015

Pero… ¿qué pasa con las ambulancias de Barcelona?

E Artur Mas, se ha dejado caer por la Casa Llotja de Mar, situada el Passeig Isabel II, para participar como artista principal invitado por la organización de un evento llamado “doing business”. Al mismo han acudido también otros políticos de la talla de Francesc Homs, Felip Puig, incluso el ex-alcalde de Barcelona Xavier Trias. Aprovechando el imponente elenco de personajes allí congregados, desde la CNT-AIT de Barcelona no quisimos dejar pasar la oportunidad para señalarles como principales responsables de la precaria situación de los servicios sanitarios en general, y del transporte sanitario en particular.
l pasado miércoles 9 de septiembre de 2015, el “Molt Honorable President de la Generalitat de Catalunya”,
Pero… ¿qué pasa con las ambulancias de Barcelona?
En la ciudad de Barcelona la gestión de las ambulancias públicas está privatizada. En concreto es una empresa subcontratada, Ambulancias Domingo, quien gestiona el servicio de Emergencias Sanitarias (las ambulancias amarillas que circulan por la ciudad). Esta empresa es conocida por la extrema precariedad laboral que impone a su plantilla de trabajadores:  negativa a conceder las reducciones de jornada por paternidad, estado lamentable de los vehículos, horarios extenuantes… El servicio de ambulancias se ve claramente repercutido por esta situación, siendo los vecinos de los barrios de Barcelona los que finalmente pagan el pato, pues no pueden acceder a un servicio de transporte sanitario digno. Conductores y técnicos agotados, ambulancias mal equipadas e inseguras. Éste es el servicio que presta Ambulancias Domingo a la población de Barcelona.

¿Desde cuándo existe este conflcito?

A mediados de diciembre del año pasado los trabajadores de Ambulancias Domingo decidieron ir a la huelga para exigir una mejora en las condiciones laborales,  en consecuencia, una mejora en el Transporte Sanitario, servicio que todas y todos nos vemos obligados a utilizar más tarde o más temprano. El resultado fueron varios huelguistas sancionados con 45 días de empleo y sueldo y con el delegado de nuestra sección sindical fulminantemente despedido, bajo la acusación de ser uno de los instigadores de la huelga.
Desde entonces nos encontramos en lucha contra la empresa Ambulancias Domingo para exigir la inmediata retirada de sanciones a los huelguistas y la readmisión de nuestro compañero. A su vez, exigimos unas condiciones laborales dignas para los trabajadores de las ambulancias, así como un servicio de Transporte Sanitario con garantías de seguridad, higiene y salud para usuarios y trabajadores.
Además de la empresa, ¿quiénes son los culpables?
Nos gustaría remarcar la responsabilidad del SEM (Servei d’Emergències Mèdiques), así como de laGeneralitat de Catalunya por fomentar una gestión privada de los servicios sanitarios, basada en convertir la sanidad en un negocio, y dejarla en manos de empresas como Ambulancias Domingo, que no duda en poner en riesgo a los usuarios y los trabajadores de las ambulancias con tal de meter mano en el pastel que pagamos entre todos.
Animamos a todos los trabajadores y vecinos de Barcelona a solidarizarse con nuestra lucha. Si nos tocan a uno, nos tocan a todos.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Fin del conflicto con Cafetería Bonsai

CNT Vigo

OTRA VEZ MAS TRIUNFA EL ANARCOSINDICALISMO Y LA ACCIÓN DIRECTA!

Después de mas de 2 semanas de concentraciones y lucha con la "empresauria" de la Cafetería Bonsai y sus secuaces, estos elementos ceden a nuestras reivindicaciones. La unión y la
lucha de la clase trabajadora no se apaga por mucha alimaña que nos intente pisar.
Nuestra voz es mas ALTA, mas FIRME y mas FUERTE!!
En estas semanas, después que el barrio de Casablanca nos brindara su apoyo, muchos de los vecinos nos muestran su solidaridad y dejarán de consumir en ese campo de exterminio de los derechos laborales. El barrio ha mostrado su veredicto:
NO A LA EXPLOTACIÓN LABORAL.
Mil gracias a los vecinos, compañeros y simpatizantes por llevar a cabo, otra de tantas victorias de nosotros, la clase trabajadora. Recordemos que el acuerdo al que se llego, fue solo posible gracias a nuestra acción directa, nuestra marca, nuestro buque insignia, pues de no ser así, seria impensable. Nosotros no delegamos. Ejecutamos nuestras acciones gracias a la unidad y al consenso de todos nosotros, siempre bajo la premisa de que SI NOS TOCAN A UNO, NOS TOCAN A TODOS.
La lucha y la acción directa es la única vía posible contra la explotación que estamos sufriendo la clase trabajadora. No es un caso aislado. Cada día se suceden mas y mas ejemplos de explotación a mano de los empresarios tiranos. Un caldo de cultivo de explotación que unos enmascaran de progreso y otros se escudan en la crisis económica. El capitalismo sigue ahí, acechando. Estos días era una compañera pero no descartes que el próximo seas TU.
Y TU, compañero que lees estas lineas, La lucha de clases no es cosa de unos pocos, es cosa de TODOS. Acompáñanos!! no es una lucha puntual! es la lucha de la clase obrera explotada por quienes injustamente controlan los medios de producción. Mientras exista la opresión a la clase trabajadora, mientras exista un solo trabajador explotado por su patrón, existirá la CNT-VIGO.
No sirve de nada publicar en Internet tu descontento social, tu opinión tristemente tirada a un pozo sin fondo. Mientras sigues tirado en el sofá, nosotros seguiremos en nuestra lucha, TU LUCHA, y Seguiremos luchando HASTA EL TRIUNFO TOTAL DE LA CLASE TRABAJADORA!
SALUD COMPAÑEROS!