Página de información del Sindicato de Oficios Varios de Toledo de la Confederación Nacional del Trabajo, adherida a la Asociación Internacional de l@s Trabajador@s.
Este blog esta hecho por trabajadores/as y esta dirigido a toda la clase obrera. Intentamos ser lo más plurales posibles dentro de nuestras ideas y prácticas anarcosindicalistas. El blog no tiene por qué compartir las opiniones que no vayan firmadas por este SOV de CNT-AIT Toledo, o por el resto de nuestra organización (CNT), ni siquiera las de los/as colaboradores/as más habituales. Si te apetece colaborar mandandonos textos, articulos, opiniones, quejas, etc. Mandarlo a toledo@cnt.es O cnt_toledo@yahoo.es

Salud

miércoles, 22 de febrero de 2017

[Hablan l@s compas] Removiendo conciencias

 J7K3685En nuestro tiempo parece haberse agotado el modelo de la mentalidad militante. Hoy día es (posmoderna, neoliberal y conformista) anti militante desde el momento en que se postulan actitudes poco participativas. Pero la forma de vida de un/a militante puede ser simplemente un modelo de conducta admirable, abstrayéndose de los fines a los que sirve. A sí mismo hay que distinguir la militancia como actividad de negación y destrucción, o como actividad de creación y construcción. Así pues, la militancia supone dos referencias: el TÚ esencial y el YO fundamental, el acontecimiento que nos cuestiona y la conciencia que responde (a la responsabilidad ética y moral de militar no se le pone límites ni en profundidad ni en extensión).
Si nuestro país fuera perfecto no habría necesidad de militancia. La persona perfecta viviría en armonía con otras personas perfectas y en perfecta armonía con la naturaleza. No tendríamos otra misión que gozar de ese país tan feliz. Pero la felicidad no pertenece a este país, aunque habitemos y participemos de ella, todavía no la poseemos con plenitud. Aun así hay personas y cada vez más que actúan como si ya estuvieran a resguardo de cualquier maleficio o maldición, entre tanto vivimos un espejismo como si residiéramos en el paraíso o en el cielo, solo a podemos considerarlo como un vivir alienado. Es la falsa felicidad del burgués sentado en su jardín cada día más extendida mientras fuera de ese pensamiento se extiende el dolor de una sociedad desposeída y mal tratada.

La militancia se esfuerza en ser positiva, y tiene el merito de plantear la acción militante como acción a favor de alguien y no contra alguien. Por otro lado no se tiene en cuenta suficientemente la dimensión social para una organización que tiene la militancia. El “yo militante” está ahí, pero es imprescindible que exista un “nosotros militantes” para que sea verdadero. Si realmente queremos luchar por nuestros derechos y cambiar esta sociedad, un militante solitario no es un militante. Una organización, y más aun su gente deben tener, por decirlo de alguna manera, un sentido apostólico, de manera que consiga atraer a su causa compañeras y compañeros potenciales.
Pese a la fuerza alineadora de todos los instrumentos del poder, aun subsisten personas que mantienen una conciencia crítica y que quieren seguir luchando especialmente en los peores momentos esas personas son la MILITANCIA. Esta es la decisión, la decisión de luchar contra la explotación de la sociedad por si misma allí donde exista, como además de la explotación económica por parte de empresas y gobiernos, y la dominación cultural, etc. La militancia es un buscador apasionado de la verdad, y un enemigo no menos apasionado de las ficciones desagradables con las empresas, la patronal, los sindicatos y los gobiernos del orden, esos representantes oficiales privilegiados e interesados en todas las torpezas religiosas, metafísicas, políticas, jurídicas, económicas y sociales, pasadas y presentes, pretenden servirse todavía hoy para dominar y esclavizar aun más a la sociedad. La militancia es amante de la libertad a la que considera como medio en el seno de la cual pueden desarrollarse y agrandar la inteligencia, la dignidad y la felicidad de los hombres y mujeres que participan de ella. No de esa libertad formal, otorgada, medida y reglamentada por el estado, mentira eterna y que en realidad no representa nunca nada, más que el privilegio de algunos fundado sobre la esclavitud de la sociedad en cualquiera de sus formas.
Pero lo cierto es que para conseguir una organización fuerte y activa es necesario que la organización se nutra con una militancia activa, comprometida y unida con las causas o luchas del momento, también muy necesaria para ocupar lugares dentro de la organización para llevar a buen fin el cometido general de la organización y sus líneas de actuación dentro y fuera.
Sicario