Página de información del Sindicato de Oficios Varios de Toledo de la Confederación Nacional del Trabajo, adherida a la Asociación Internacional de l@s Trabajador@s.
Este blog esta hecho por trabajadores/as y esta dirigido a toda la clase obrera. Intentamos ser lo más plurales posibles dentro de nuestras ideas y prácticas anarcosindicalistas. El blog no tiene por qué compartir las opiniones que no vayan firmadas por este SOV de CNT-AIT Toledo, o por el resto de nuestra organización (CNT), ni siquiera las de los/as colaboradores/as más habituales. Si te apetece colaborar mandandonos textos, articulos, opiniones, quejas, etc. Mandarlo a toledo@cnt.es O cnt_toledo@yahoo.es

Salud

martes, 28 de julio de 2009

La revolución de 1909 en Barcelona y el asesinato del pedagogo Francisco Ferrer.

Hace cien años, durante la semana del 25 de julio al 2 de agosto, en Barcelona se desencadenó una revolución que pasó a la historia con el nombre de Semana Trágica. Un nombre otorgado por la burguesía catalana, ya que la clase trabajadora la bautizó como “la revolución de julio”, o como “Semana Gloriosa”.

Para Diego Camacho, anarquista, que en algún lugar contempla la celebración de este centenario con su cigarrito en los labios, porque como solía afirmar: “La única iglesia que ilumina es la que quema”.

La ciudad en llamas. Barcelona, julio de 1909

La revuelta empezó a partir de una acción antimilitarista y pacifista para transformarse en una huelga general. Fue convocada para impedir el embarque de los soldados reservistas (los que ya habían hecho el servicio militar y que tenían experiencia y familia) a Marruecos desde el puerto de Barcelona. La protesta derivó en la quema de la mayoría de escuelas y edificios religiosos de la ciudad, odiados por la clase trabajadora.

El balance de la semana fue de más de un centenar de edificios quemados, la gran mayoría de ellos religiosos: conventos, iglesias o escuelas anexas.

El testimonio fotográfico de “La Actualidad” no dejó lugar a dudas sobre la magnitud de la revuelta urbana: 33 conventos quemados, 33 escuelas religiosas de ambos sexos –separados, lógicamente-, y 20 iglesias reducidas a cenizas. Nadie se explica aún como en practicamente 4 días ardieron simultaneamente, en ocasiones, más de una cinquentena de edificios en barrios muy alejados, es decir, que había, probablemente unos cuarenta grupos organizados de ciudadanos que prendían fuego, en sus respectivos barrios, a aquello que era el símbolo más patente del atraso intelectual del país y del poder temporal, aquellos que habían prohibido la difusión de las ideas de Darwin en la Universidad, y que denunciaban sistemáticamente las publicaciones anarquistas como ataque al dogma, o como pornografía en el caso de las publicaciones neomalthusianas, o de divulgación sexual.

Tomaron parte en los hechos, según informes de la época, más de 30.000 personas, personajes anónimos de la clase media y obrera barcelonesa, obreros vidrieros, ladrilleros, jornaleros y obreras textiles, maestros laicos, empleados de talleres metalúrgicos, pescadores, estribadores, y un largo etcétera. Se enfrentaron a unos 700 guardias civiles y fuerzas del ejército que paulatinamente fueron engrosando su número hasta acabar con la revuelta. Una revolución en toda regla, en la que no hubo pillaje ni robo de las propiedades de la iglesia, al contrario de lo que afirma la historia revisionista de siempre, que ahora empieza, como siempre, a dar su enésima versión de los hechos. Según los periodistas que realizaron las primeras valoraciones de lo acaecido, en todos los conventos e iglesias la multitud lanzó al fuego todo aquello que encontró, incluso joyas o acciones de bolsa, dinero, lienzos o retablos. La idea de quemar la superstición y el oscurantismo abrazó todo lo que los edificios contenían. Por el contrario, y a diferencia de la revolución y quema de iglesias de 1835, se respetó la vida de los frailes, curas y monjas que huyeron despavoridos por tapias y terrazas hacia los patios vecinos donde con mayor o menor fortuna fueron escondidos –o no- por los vecinos. Su salida, vestidos de seglar, pasó por toda una serie de vericuetos que también fueron después narrados por la prensa.

La revuelta que además afectó a más de 50 poblaciones de toda Cataluña y que en el caso concreto de Granollers y Sabadell tomó el aspecto de proclamación revolucionaria con la toma de los edificios consistoriales y la proclamación de juntas y asambleas vecinales. En la mayoria de poblaciones (Badalona, San Adrià, Mataró, Manresa, Igualada, Olesa, Arenys, Palamós, Cassà de la Selva, Anglés, Reus, Valls, Vendrell, etc.) se quemaron las casetas de consumo, los registros de propiedad y se desarmó el somaten (fuerza ciudadana para-policial), en casi todas se cortaron las vías férreas –para impedir el paso de refuerzos hacia Barcelona, o para impedir el paso de los trenes con soldados hacia el puerto- y también se volaron el telégrafo y las comunicaciones. A partir de aquí, en todos estos municipios se declaró la huelga general.

El foco de la indignación se centró en Barcelona. La ciudad industrial y cosmopolita, escenario de la burguesía modernista y emprendedora, era también escenario de la miseria obrera. Desde sociedades de apoyo mutuo, incipientes cooperativas de producción o consumo, y reorganizaciones sindicales clandestinas tras la cruenta represión de las condenas de Montjuich de 1896, la clase obrera avanzaba con dificultad hacía la autoorganización sindical que en aquellas semanas se fraguaba al entorno de Solidaridad Obrera. En ella un conjunto de sociedades sindicalistas revolucionarias -en número de 67 en Cataluña y 53 en Barcelona- se habían constituido autónomamente y gracias a una aportación económica del pedagogo anarquista Francisco Ferrer y Guardia habían podido adquirir un inmueble en el que poder reunirse y realizar la propaganda. Un inmueble en el que se gestarían buena parte de las iniciativas de aquella semana, pero a las que Ferrer casi permaneció completamente ajeno, ya que se encontraba fuera de la ciudad. Se calcula que pertenecían a Solidaridad Obrera unos 10.600 obreros barceloneses de los 200.000, esto según estimaciones de Rovira i Virgili. El revolucionario José Prat estimaba que unos 15.000 afiliados eran los inscritos en la sociedad que tenia en la huelga general y la acción directa eran sus armas más poderosas. Sus reivindicaciones eran la jornada de 8 horas y mejores condiciones económicas, pero también mejoras que hacían referencia a su calidad de vida: educación, asociaciones culturales, asistencia médica, etc.

Paralelamente, el librepensamiento había hecho su aparición en Europa, y tímidamente se abría camino en España. La masonería, unida a las campañas de laicidad y al republicanismo hacía su irrupción en los barrios obreros. Todos ellos (anarquistas, federalistas, masones, socialistas y republicanos) participaron en las campañas a favor de los cementerios civiles, por la inscripción de los recién nacidos y los matrimonios en el registro civil sin dar cuenta a la iglesia que ostentaba el monopolio de la educación y la vida moral española.

Las obreras no eran ajenas a todo este movimiento sociocultural. Muchas de ellas militaban activamente en la mayoría de las sociedades obreras y aparecen ya en la prensa obrera. La mayoría de las más activas ejercía de maestras laicas y se mostraron valientemente a favor de la coeducación y de la difusión del racionalismo científico. Sin duda, es dentro de las filas del librepensamiento y del anarquismo donde las mujeres encontraron su lugar donde actuar a nivel político, escribir, hablar y relacionarse. Es decir, un espacio ciudadano en el que actuar y visibilizarse. Y en este lugar darán muestras de su autoridad intelectual Teresa Mañé, Teresa Claramunt, Àngeles López de Ayala, Amalia Domingo Soler, Belén Sàrraga y muchas más que se convertirán en referente y modelo de sus compañeras.
Los huelguistas catalanes pretendían que el resto de la península los imitaran y lograr así que la revolución se generalizara, pero los refuerzos no llegaron, al contrario. Las ideas de los revolucionarios no se escucharon, ya que el gobierno se aprestó a explicar que en Barcelona estaba teniendo lugar una revuelta separatista.

Las muchas causas del incendio de las iglesias

Varias son las posibles causas del desencadenamiento de la huelga general y de la quema de los conventos.
La crispación ciudadana de las clases trabajadoras es sin duda una de las principales. Desde mediados del siglo XIX las calles de Barcelona eran periódico escenario de huelgas y barricadas. Incluso en 1835 ya se había efectuado una violenta quema de conventos que conllevó varias víctimas mortales. Bullangas y revueltas obreras jalonaron los años de 1840-50 para desembocar en las bombas y petardos anarquistas del fin de siglo. Algunos eran reales, otros meras provocaciones policiales, como el oscuro caso protagonizado por el confidente Juan Rull y sus familiares que conmocionó los medios obreros, ya que periódicamente se efectuaban detenciones indiscriminadas. La célebre bomba lanzada en 1896 durante la procesión religiosa de Corpus puso en marcha un descomunal aparato represivo que encerró en el castillo de Montjuic a muchos inocentes. La huelga de las sociedades metalúrgicas de 1902 duró una semana entera y tal fue la represión que el pintor Ramón Casas la retrató su lienzo: La carga.

La clase obrera demandaba constantemente una mejor educación. Sólo a partir de una mejor instrucción podrían elevar su nivel cultural y optar por mejores trabajos y salarios. Pero la educación escolar estaba desde 1851 condicionada por el concordato entre España y el Vaticano, y la iglesia ostentaba prácticamente el monopolio de la educación en España, en unos años en que no había leyes que regularan la edad mínima para entrar a trabajar y donde niños y niñas frecuentaban fábricas y talleres por salarios de miseria.

De nada valió el intento de la Ley Moyano (1857) para que los ayuntamientos se hicieran cargo de la educación. En ciudades como Barcelona, con una alta afluencia periódica de emigración y con escasos recursos, nada impulsaba a la oligarquía burguesa a instruir a sus ciudadanos.

Y la instrucción quedó así en manos de la misma clase trabajadora que intentará por todos los medios de autoeducarse o de formar escuelas para sus hijos. Desde los años de la Internacional, la educación será una demanda generalizada de todo el proletariado mundial. Después de numerosos y dispersos intentos, Ferrer y Guardia impulsará un modelo educativo moderno, laico y coeducador. De hecho había observado experiencias similares en Francia, como la escuela de Cempuis de Sébastien Faure y Paul Robin. De ellos tomará las ideas del contacto del niño con la naturaleza, y del trabajo cooperativo.

Además Ferrer, que cuenta con una buena fortuna personal, a partir de una herencia, formará maestros y impulsará una editorial que publicará una coherente línea editorial de carácter racionalista y progresista. En 1901 aparece su “Boletín de la Escuela Moderna”, en 1906 ya se contabilizan más de mil alumnos en 34 centros educativos coordinados por Ferrer. Aquel mismo año la escuela fue clausurada, ya que Ferrer es acusado de complicidad con Mateo Morral.

La iniciativa anarquista no era la única en una ciudad convulsa, en 1907, el regidor catalanista Francesc Layret propuso invertir parte de un excedente económico del consistorio barcelonés en la creación de cuatro escuelas laicas y coeducadoras para niños obreros. A la expectación y contento inicial, siguió la indignación obrera, ya que el cardenal Salvador Cassañas emprendió una intensa campaña de propaganda y escribió dos circulares en contra de las escuelas y de su manifiesta “laicidad” y “bisexualidad”. No se volvió a hablar del tema, pero los republicanos se sintieron muy defraudados por los ataques de la iglesia.

Por último cabria citar a los miembros del republicano partido radical fundado por Alejandro Lerroux. Formado no sólo por proletarios, sino por miembros de las clases medias o pequeña burguesía, que en absoluto aspiraban a la revolución social como los anarquistas o sindicalistas revolucionarios, pero si querían un estado republicano, sin monarquía y fundamentado sobre las bases de la laicidad y el sufragio universal. Según testimonios policiales numerosos miembros de base se encontraban entre los huelguistas y los activistas de los diferentes barrios barceloneses. También estuvieron en las calles sus dirigentes: Sol y Ortega, los hermanos Ulled, Juan Colominas Maseras, Rafael Guerra del Río y varios más. Sólo el diputado Francisco Giner de los Ríos, se quedó en casa y estuvo presente en una reunión consistorial. Es evidente que en el curso que tomaron los acontecimientos, hubo una clara disyuntiva entre las bases del partido y sus dirigentes que hábilmente optaron por la vía pactista con los miembros de la Lliga, es decir la derecha. Incluso en el asunto de la condena a Ferrer, los dirigentes del Partido Radical tuvieron una actuación que avergonzó a sus militantes de base.

La lucha por el espacio urbano y la quema de conventos

Por primera vez las fotografías de prensa retrataron a los anónimos que poblaban las calles. Cada vez más los periódicos insertaban en sus páginas reportajes fotográficos. Y así, rostros de obreros, mujeres y muchachos compartían protagonismo tras las barricadas improvisadas con railes de tranvías, barriles de madera, somieres de cama y adoquines en los barrios de la ciudad.

Las fotografías mostraban también las entrañas chamuscadas de los edificios religiosos convertidos en ruinas. Hogueras improvisadas en grandes naves góticas quemaban sillas, puertas, reclinatorios, cortinajes, campanas y todo lo que recordaba siglos de oscurantismo. Pero hay algo que impresiona en el desencadenamiento de los hechos en esta semana: la imperturbabilidad de la clase burguesa ante las quemas, y también la del mismo ejército que contemplaba impasible las llamas que tampoco eran sofocadas por los bomberos. La burguesía parecía mirar hacia otro lado, como relatan los testimonios de los hechos. Algunos se encerraron en sus casas, pero otros asistían al espectáculo desde terrazas y balcones. De hecho quizá preferían ver arder conventos que ver como se dirigía la rabia ciudadana hacia sus propias fábricas o propiedades.

Una especie de desamortización popular atacaba las escuelas y edificios religiosos. La masa atacó también los odiados cementerios de los conventos que permanecían en los patios de las casas de vecinos barcelonesas, atentando a la higiene y a las emergentes normas de salubridad. Y en los cementerios y criptas, el pueblo extrajo las momias de sus tumbas y las paseó en una escena buñuelesca por toda la ciudad. Desde los conventos hasta las Ramblas, de ahí hasta la alcaldía de la plaza de San Jaime, y de ahí, al palacio del marqués de Comillas, propietario de las minas africanas que los reservistas debían defender. En cada encuentro con la fuerza pública, los portadores de los ataúdes y las momias dejaban su carga, para reemprender la marcha después de los encontronazos, entre música callejera y chirigotas. Un muchacho deficiente mental fue acusado de haber bailado con una momia lo que le valió la sentencia a muerte.

En las calles de Barcelona se enfrentaban dos formas de entender las cosas, por una parte el mundo antiguo, la iglesia, el clasismo educativo, el viejo estado de cosas, aquello que los progresistas bautizaban como “la superstición”, y del otro lado de la barricada, la idea anarquista, el librepensamiento, la emergencia de las mujeres y su autonomía, la laicidad, la razón, y también el darwinismo.

La represión no se haría esperar, una represión azuzada por la derecha catalanista que en su periodico La Veu de Catalunya lanzó una siniestra campaña: ¡Delatad!, es decir: denunciar a vecinos, vecinas, maestros u obreros. Una campaña que pedía a voces cabezas de turco para desviar la atención de aquello que realmente importaba: la desatención y el abandono de la clase trabajadora que no tenía garantías jurídicas, económicas, sanitarias o sociales. Desviar la vista de aquellos que en su desesperación quemaron edificios, monumentos a la desigualdad, y no dirigieron su mirada hacia el patrón, el burgués que hacía del modernismo y el lujo su forma de vida. Cabezas de turco que como la de Ferrer eran molestas: anarquista, activo, subvencionador de periódicos como La Huelga General, o sociedades obreras, amigo de Mateo Morral, de Malato, de los Montseny, de los neomalthusianos y un hombre con una libertad moral e intelectual que hacía que palidecieran de envidia los timoratos y los puritanos, incluso los que profesaban sus mismas ideas. Ferrer era la víctima perfecta.

Fueron clausuradas más de 122 escuelas laicas, solo en Barcelona. La mayoría de sus profesores fueron detenidos o deportados a Alcañiz, como el caso de los profesores amigos y familiares de Ferrer. Otros eligieron el camino del exilio.

También fueron detenidos líderes obreros, mujeres proletarias, soldados y guardias civiles que desertaron por su republicanismo, damas burguesas antimilitaristas que llamaron a la huelga general y un extraño conglomerado ciudadano de personajes diversos que vieron en la revuelta urbana la posibilidad de canalizar sus aspiraciones. Con motivo de la Semana Trágica, la derecha catalana volvió a la carga, en concreto los hombres de la poderosa Lliga, con Verdaguer y Callís a la cabeza que testificó contra el pedagogo. Un juicio militar sumarísimo y sin garantías decidió su futuro. Ferrer y Guardia fue ejecutado en los fosos del castillo de Montjuïc el 13 octubre de 1909. Un clamor internacional condenó su ejecución.

Y Solidaridad Obrera, a pesar de la represión, o a consequencia de ella, siguió adelante, organizando campañas para liberar a los presos, o participando en los populosos entierros de los ajusticiados (fotografiados por la prensa), en los actos de protesta contra la condena de Ferrer, y volviendo a organizar clandestinamente los sindicatos obreros, sus editoriales y sus escuelas, hasta volver a representar una amenaza tan importante que pocos años después, en 1919 conseguirian la jornada de 8 horas.

La historia forma parte del presente, en un bucle perverso, ya que hace cien años de aquel julio en Barcelona, y cuestiones como la libertad en la enseñanza, la coeducación, el creacionismo y el racionalismo, la impertinencia con que la iglesia interfiere en la vida privada de todos nosotros, la poca laicidad en la vida pública, y el deseo de que la enseñanza forme parte del patrimonio de la crítica y la reflexión, no como mera instrucción o adiestramiento, son aún motivos candentes de nuestra vida diaria.

* Artículo elaborado por Dolors Marín, afiliada a la CNT de Hospitalet, es especialista en historia de los movimientos sociales, su último libro La Semana Trágica ha sido editado por La Esfera de los Libros (Barcelona, 2009).

sábado, 25 de julio de 2009

Crónica de la Jornada de Lucha en Toledo en apoyo a la Sección Sindical de Trabajadores Forestales de Guadalajara.

Desde Guadalajara partimos hacia Toledo un grupo de compañeres para hacer escuchar de primera mano a la administración regional, a la empresa en su sede de la comunidad autónoma, y a todes les trabajadores de Toledo las reivindicaciones concretas de la Sección Sindical de CNT-AIT en el sector forestal de Guadalajara.

La jornada transcurrió combativamente trasladándonos a diferentes puntos clave de la ciudad toledana relacionados con la gestión y responsabilidad de los incendios forestales en toda Castilla-La Mancha: la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural, la sede central de Geacam, además de otros destacamentos admnistrativos y calles céntricas. A lo largo del día informamos a todes les trabajadores del conflicto abierto, la necesidad del anarcosindicalismo y la organización directa de los trabajadores para la resolución de sus conflictos, conmutando la defensa de nuestros intereses y la transformación social.

Queremos desde el Sindicato agradecer a les compañeres de Toledo la implicación y atención que han tenido con nosotros y la difusión del mensaje de la Sección Sindical, demostrando que la solidaridad y apoyo mutuo entre trabajadores es nuestra mejor herramienta.

¡RETENES EN LUCHA POR UN CONVENIO DIGNO!
¡SOLIDARIDAD BOMBEROS FORESTALES!
¡CONTRA EL CAPITAL LUCHA ANARCOSINDICAL!






viernes, 24 de julio de 2009

25 de Julio: concentraciones por la libertad de Amadeu Casellas.

Madrid: 12:00 h Puerta del Sol.
Barcelona: 19:00 h Plç Sant Jaume.
Amadeu Casellas es un preso que lleva ya más de 25 años encarcelado por su participación en decenas de atracos a bancos, con los que apoyaba la financiación de luchas obreras a finales de los años 70 y sin cometer ningún delito de sangre. Amadeu ha sido siempre una persona comprometida y activa, participando tanto en la calle como en la cárcel, de luchas y denuncias colectivas contra el sistema, ya fuese el régimen franquista o "democrático".

Desde CNT-AIT, se hace un llamamiento a la solidaridad con Amadeu Casellas y convoca a sendas concentraciones el sábado 25 de julio, en Madrid y Barcelona, para reclamar su inmediata puesta en libertad.
Para manteneros al tanto de la situación de Amadeu Casellas y obtener más información visitar el blog: http://llibertatamadeu.blogspot.com/

Otro muerto mas en el tajo.

Otro vez, y por desgracia, tenemos que sumar un muerto más a la larga lista de trabajadores que pierden la vida en el tajo. Esta vez, un conductor de camión de la empresa de lácteos Lordi S.A., falleció el pasado 13 de julio sobre las 12:30 del medio día con otro camión y salir ambos de la carretera en el termino municipal de Marjaliza, el otro conductor resulto con heridas leves.

Las investigaciones del accidente apuntan que la causa de este pudo ser un despiste del conductor fallecido. Pudo ser un despiste, si, pero también pudo ser causa del cansancio y la monotonía que se sufre al volante de un camión. Sea cual fuere la causa, el caso es que este compañero trabajador ha perdido la vida como tantxos otrxs compañerxs en su trabajo.

Desde CNT mostramos a su familia y seres queridos nuestras condolencias y denunciamos una vez más la muerte de un trabajador mientras los empresarios se siguen enriqueciendo a nuestra costa.

¡ BASTA YA DE ACCIDENTES LABORALES ¡

martes, 21 de julio de 2009

Concentraciones por unas condiciones dignas para los trabajadores del sector de prevencion y extincion de incendios forestales.

El sector de prevención y extinción de incendios forestales de Castilla La Mancha atraviesa una grave crisis: la Junta de Comunidades creó una empresa pública que se suponía iba a mejorar las condiciones de trabajo, sin embargo ha resultado ser cobijo de las peores prácticas, cuyo único fin es exprimir al trabajador y la reducción de costes.
Esta empresa se llama GEACAM (Empresa Pública de Gestión Ambiental de CLM).

Crean un plan de incendios forestales en el cual se refleja una segunda actividad para aquellos trabajadores que no superen las pruebas físicas, el gran problema de esto es que no sólo no se cumple sino que además, es un plan fantasma ya que nadie sabe qué pasa con el plan ni se está llevando a cabo.

La difusión del servilismo, la sumisión, y la represión: amenazan a los capataces para que si alguien comete un simple desliz lo empapele para poder despedirlo, o de lo contrario lo despedirán a él, amenaza que cumplen de forma desproporcionada y despiadada con algunos trabajadores, por el simple hecho de que les caen mal a algunos de ellos.

Reducen de forma encubierta la plantilla convocando las plazas según su conveniencia y el resto las cubren con interinos, de esta manera cuando desaparezcan las plazas que estos ocupan, como según el antiguo convenio no tienen los mismos derechos que los fijos discontinuos se pueden deshacer de ellos aludiendo que la Junta ha decidido prescindir de dichas plazas, obligándoles a firmar la renuncia voluntaria, perdiendo así la antigüedad adquirida y todos sus derechos.

Utilizan la “crisis” y el despido para infundir el miedo a quedar sin trabajo, como arma disuasoria, y poder así campar a sus anchas violando la dignidad de los trabajadores para que nadie abra la boca.

Utilizan el engaño y la desinformación, para que nadie sepa lo que esta pasando, para manejar a los trabajadores como si fuesen marionetas y que no se den cuenta de que de forma encubierta están preparando la reducción de plantilla o el ajuste del servicio, como dicen ellos.
En cuanto a la situación de los puestos de trabajo, las bases de los retenes no disponen de servicio de luz ni de agua, en el caso de los vigilantes de torre el caso es más patético ya que tienen que utilizar su propio vehículo para llegar a su lugar de trabajo, a las cuales el acceso está prácticamente intransitable y las torres en cuanto llueve tienen goteras, y sin embargo tras haberse quejado siguen en las mismas condiciones. Pero el caso más sangrante es el de los móviles que ni siquiera tienen donde cobijarse cuando llueve, aparte de los mismos problemas de las torres, lo cual supone la violación del derecho a un trabajo digno y en condiciones dignas, y de insalubridad en los puestos de trabajo.

Los turnos son de diez horas continuadas, a excepción de las torres que funcionan 24 horas, y en el caso de los retenes además los días que les toca trabajar tienen que estar atentos por si tienen que salir. El tiempo restante hasta cubrir las 24 horas, lo cual supone estar de guardia y les pagan unos míseros euros camuflándolo como disponibilidad, olvidándose de que cada vez que salen a un incendio arriesgan su propia vida, lo cual es un clarísimo caso de explotación y abuso, pues encima de todo ello ni siquiera tenemos una categoría profesional reconocida.

No es agradable recordar que hace ahora cuatro años once compañeros perdían sus vidas en la extinción del incendio que se iniciaba en La Riba de Saelices. ¿Qué medios se han puesto para evitar otra tragedia de ésta índole? ¿Qué medidas se van a tomar? ¿Va a hacer falta que caigamos otros tantos para que se nos trate como a personas?

Por todo lo expuesto anteriormente la Sección Sindical Forestal de la CNT-AIT de Guadalajara, apela a vuestra solidaridad y apoyo en la lucha que mantenemos ante la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural de Castilla LM cuyo responsable, José Luis Martínez Guijarro, es presidente de la empresa GEACAM y responsable directo del servicio de incendios forestales de Castilla LM.

Por ello os convocamos a:

CONCENTRACIÓNES que convoca esta sección sindical, y que tendrá lugar el próximo día 23 de Julio a las 12 de la mañana, en Toledo, en la Consejería de Medioambiente y Desarrollo Rural, situada en la C/. Quintanar de la Orden, s/n.
Y a las 18h. en la sede de GEACAM, en la Plaza de Grecia.

Esto es sólo el inicio de las movilizaciones.

Desde la Sección Sindical de CNT-AIT llamamos a la movilización de los trabajadores del sector, y en solidaridad del resto de trabajadores, a partir de un funcionamiento horizontal, donde en asambleas decidamos todos sobre la problemática que hemos expuesto y sobre las soluciones a determinar.
¡Si nadie trabaja por nosotros, que nadie decida por nosotros!

Sólo con la unión, el apoyo y solidaridad entre trabajadores, la acción sin intermediarios lograremos avanzar en nuestras reivindicaciones laborales, base para la extinción del sistema y sus injusticias.
Podéis hacer llegar envíos solidarios con los trabajadores de la empresa.
La dirección de GEACAM es:
Calle Hurtado de Mendoza 4 – 3º - Cuenca 16004
Tfno.: 969237427. Fax: 969237423. Email: contacto@geacam.com


La sección sindical forestal de la CNT-AIT de Guadalajara, hace las siguientes reivindicaciones:
1º) El reconocimiento de categoría profesional de Bomberos Forestales, ya que según las leyes, la tarea que realizamos está reconocida a ese nivel profesional.
2º) El reconocimiento de unidades de emergencias, ya que este es el servicio que se realiza según las leyes.

3º) El reconocimiento de personal laboral o funcionarios a todo el personal del servicio, ya que trabajamos en una empresa pública y para la JCCM, con unas pruebas de aptitud previas a la admisión en los puestos de trabajo.

4º) Implantación de la segunda actividad.

5º) Acondicionamiento de torres de vigilancia, bases de los retenes y accesos a éstas.

6º) Mejora salarial, equipararla a la de los funcionarios y/o laborales.
Estas reivindicaciones son las bases imprescindibles para la mejora del sector y de los trabajadores, están apoyadas en la ley, motivos por los cuales son INNEGOCIABLES.

¡CONTRA LA OPRESIÓN, LA EXPLOTACIÓN Y EL ABUSO es hora de decir BASTA!

sábado, 18 de julio de 2009

El bien mas preciado es la libertad.

Este mes se cumplen setenta y tres años de aquel 18 de julio de 1936 en el que lo más reaccionario del país, la auténtica España negra, se levantó en armas contra el pueblo trabajador.

La derecha asilvestrada, en estrecha alianza con la jerarquía eclesiástica, utilizó la vía del golpe de Estado para retrotraer la situación socio-política a la época anterior a la proclamación de la República.

La CNT sabía perfectamente que se iba a producir el levantamiento (de hecho, hacia meses que había advertido de ello al gobierno republicano), y por lo tanto estaba preparada, en tensa espera, para responder a él con todos los medios a su alcance. Así, nada más conocerse que se había iniciado en el norte de Marruecos el movimiento militar-fascista-clerical (cosa que el gobierno negó en las primeras y decisivas horas) declaró la huelga general, y su militancia se preparó para el enfrentamiento directo con los enemigos de clase.

Madrid y Barcelona, las dos ciudades más grandes, eran -precisamente por ese motivo- los dos principales objetivos de los sublevados, y en ambas fracasaron, gracias a la enconada resistencia popular. Especialmente en Barcelona, la oposición a los militares traidores fue tan fuerte y tan bien coordinada que el fracaso del ejército fue estrepitoso. El pueblo trabajador barcelonés, sin distinción de sexos ni edades, se echó a la calle y se enfrentó, prácticamente sin armas, a los facciosos, venciéndolos tras una cruenta lucha. La gesta popular fue posible gracias al idealismo de aquellos hombres y mujeres imbuidos de los principios libertarios, lo que les llevaba al heroísmo y al desprecio de la propia vida, si era preciso. El mismo himno de la CNT (la vieja Varsoviana) dice que el bien más preciado es la libertad, y no la vida u otro valor, y aquellos militantes estaban dispuestos a arriesgar su vida en la lucha por conseguir la libertad para todos. Por cierto que la victoria popular parece ser que se empezó a estudiar desde entonces en academias militares de todo el mundo, para que no volviera a darse el caso de que una chusma -como la calificaron aquellos militarotes- derrotara a tal institución.
La respuesta popular al golpe fascista, más enérgica cuanto mayor era la presencia de las organizaciones libertarias en las distintas regiones, fue la materialización a gran escala de la Acción Directa, que era, y es , uno de los principios básicos de la CNT.

Y esa acción directa continuó, inmediatamente después de vencer al enemigo en todos los lugares en los que fue posible, manifestándose en la incautación y colectivización de las empresas, en muchos casos abandonadas por los empresarios, y a las que los trabajadores volvieron a poner en funcionamiento.

Se ponía así en práctica el Concepto Confederal del Comunismo Libertario, aprobado en el Congreso Confederal de mayo del mismo año, para el que se tomó como base el folleto escrito por ISAAC PUENTE. La industria, la agricultura y los servicios funcionaron mucho mejor, con un notable aumento de la productividad, porque los obreros eran conscientes de que, una vez eliminados los patronos, estaban trabajando para sí mismos; es decir, en beneficio de la sociedad en su conjunto y no en provecho de una minoría explotadora.

Mientras la CNT, la FAI, y las demás organizaciones del movimiento libertario, se habían puesto manos a la obra para extender y profundizar la obra constructiva de la revolución social, otros conspiraban contra las conquistas populares. Así, por ejemplo, los esbirros de STALIN se opusieron al pueblo, desarrollando una labor claramente contrarrevolucionaria, pues el mismo día 19 de julio de 1936 el PSUC (rama catalana del partido comunista) dejó bien claro que luchaba por la república democrática, y lo mismo manifestó Santiago Carrillo, mientras que el también comunista Jesús Hernández atacó duramente a la CNT por las incautaciones de empresas que había realizado.

Pero no se conformaron los comunistas estatistas con oponerse dialécticamente a la revolución social, sino que llegaron al asesinato de compañeros cenetistas y anarquistas que se opusieron a la militarización de las milicias (cuando esta se produjo) o se negaron a aceptar el carnet del partido comunista español. Además, cuando creyeron ser lo suficientemente fuertes, provocaron en Barcelona -en los primeros días de mayo de 1937-, como marionetas que eran de la URSS, una verdadera guerra civil dentro del campo antifascista, con la intención de destruir a la CNT o, al menos, debilitarla de una manera importante, sin tener ningún reparo en provocar cientos de muertos.

Esta es la verdad, y de ello hay constancia escrita y audiovisual. El pueblo obrero -con la CNT a la cabeza- no sólo se enfrentó a una parte del ejército español (ayudado por Alemania e Italia), sino también al totalitarismo soviético, que actuaba a través de los estalinistas españoles.
Porque la CNT deseaba la verdadera revolución y luchaba por ella, costase lo que costase, y no defendía una república democrático-burguesa que había reprimido duramente a los trabajadores.

Los compañeros que nos precedieron no araron en el mar, porque la CNT -hoy como ayer- está en contra de todo gobierno y de todo régimen político, puesto que está en contra del sistema capitalista.

Somos una alternativa global al sistema, el embrión de una nueva sociedad, sin dirigentes y dirigidos, sin amos y esclavos, sin explotadores y explotados. Mientras tanto, vamos consiguiendo victorias parciales que mejoren las condiciones económicas y sociales de los trabajadores.

Mordemos los tobillos del sistema y algún día nos lanzaremos a su yugular.

miércoles, 15 de julio de 2009

Ganado el juicio por la readmisión del despedido en Ryanair.

A falta de más información por ahora, desde el Sindicato de Oficios Varios de la CNT en Zaragoza anunciamos que el despido de nuestro delegado de la sección sindical en Ryanair ha sido declarado nulo, por lo que la empresa se verá obligada a abonar al trabajador su sueldo por los meses que ha pasado despedido y a volver a contratarlo.

En próximas fechas ampliaremos la información.

Desde este Sindicato, muchísimas gracias a todos los que han apoyado.

Gracias a la CNT y a la AIT.

http://cntryanair.wordpress.com/
www.cnt.es/aragon

Por el fin de la temporalidad en el sector forestal.

La conservación de los bosques es una de las actividades más importantes para que podamos seguir habitando este planeta. De su mantenimiento en unas condiciones óptimas, de los usos y aprovechamientos que de ellos hagamos y de la prevención de catástrofes en los mismos, dependerá que los montes nos brinden muchos años de "servicio".

Para que los bosques puedan conservarse bien, debemos planificar estrategias que nos permitan mantener la biodiversidad, hacer crecer las superficies arboladas y darle nuevos usos a estos espacios, así como recuperar usos tradicionales. En estas estrategias, los trabajadores y trabajadoras del sector forestal tenemos mucho que decir.

A día de hoy, los trabajos en este sector se menosprecian, puesto que las condiciones en las que tenemos que desarrollar nuestras tareas selvícolas son lamentables. Cuando no hacemos horas extra, carecemos del material adecuado para trabajar, o nos dedicamos a tareas muy dificultosas, como lo son podas y desbroces en pendientes, manipulacion de herramientas peligrosas...

Pero lo peor de la situación es la temporalidad. Se ha asumido como normal que las épocas de verano cuenten con más trabajadores y trabajadoras en los montes. El resto del tiempo, tenemos que buscarnos la vida para lograr encontrar un puesto de trabajo. Si la administraición quiere apostar por el medio ambiente como un valor a conservar para el futuro, tal y como lo hacen en sus campañas publicitarias relativas al tema, no pueden olvidarse de los trabajadores que lo harán posible. Aún así, las CCAA y el Ministerio de Medio Ambiente no moverán un dedo hasta que se vean presionados, o bien puedan sacar tajada del negocio.

Desde el Sindicato de Oficios Varios de Salamanca de CNT-AIT apostamos por acabar con la temporalidad en los trabajos forestales, en base a las siguientes premisas:
- Los incendios forestales no se apagan en verano, sino que se hace en invierno, con la reducción del la vegetación combustible y logrando una discontinuidad en la misma.
- Los trabajadores y trabajadoras del sector no pueden estar permanentemente en una situación de ansiedad por saber si en la campaña siguiente se contará con ellos.
- Catorce millones de hectáreas de bosques en España no se conservan en un estado óptimo sin que se les preste atención los doce meses del año.

En próximos comunicados iremos comentando problemas concretos y dando nuestra alternativa para solucionarlos, a corto y largo plazo. Algunos de los temas a tratar serán el papel de la UME en la extinción de incendios forestales, las muertes y los accidentes en el trabajo, horas extra realizadas...

Por todo esto queremos incidir en la organización de los trabajadores y trabajadoras del sector para que estos deseos de mejoras sean posibles. Entendemos que la unión de todos y todas en la consecución de progresos en el sector no puede plasmarse simplemente en un Convenio Colectivo que no presenta grandes mejoras, ya que los sindicatos oficiales, que son los que firman dichos convenios, poco van a hacer por nosotros los trabajadores y trabajadoras. Tampoco podemos esperar que sea la administración la que nos dé la continuidad en nuestros trabajos, ya que no lo van a hacer: tendremos que pelearla. La unión hace la fuerza, y entre todos y todas podemos acabar con la pésima situación del sector forestal.

Próximamente informaremos de la apertura del ciclo de charlas sobre la situación del sector forestal por la provincia de Salamanca, en la que recorreremos la misma tratando de fomentar el debate sobre el tema, y animar a la unión de los trabajadores y trabajadoras.

Sindicato de Oficios Varios de Salamanca

domingo, 12 de julio de 2009

"ERES de pufo" por Juan Armada.

El siguiente artículo aparecido en el último número del periódico “CNT” (nº 357, Junio 2009) expone de forma breve alguno de los criterios que demuestran que el actual periodo de crisis económica es una invención de los poderes económicos para reestructurar el mercado laboral con la intención de exprimir salvajemente a los trabajadores y trabajadoras. En todo caso, sí es cierto que los malabares financieros de las grandes empresas hacen aguas…pero el paro la destrucción permanente de puestos de trabajo, los recortes, etc, son harina de otro costal.

En la última legislatura de Felipe González, se llevaron a cabo las reformas laborales más salvajes de los últimos 30 años. Felipe se fue, dejándolo todo atado y bien atado, como en su día dijo un asesino. Uno de los preceptos del Estatuto de los Trabajadores que sufrió un cambio radical por esas reformas (y siempre para peor) fue el artículo 51, que en su redacción original sólo admitía como causas de los expedientes de crisis: causas económicas, tecnológicas y fuerza mayor.

Después de la reforma del año 1994, se le añadieron: por causas organizativas y de la producción. Esto es lo que se conoce en derecho como un "concepto jurídico indeterminado". Es decir, se trata de causas no mensurables, que no están delimitadas, pues dichas causas las empresas las pueden utilizar como una forma barata para reestructurar plantillas, sin dar muchas explicaciones. Pues bien, este tipo de conceptos jurídicamente indeterminados producen una absoluta indefensión al trabajador, porque para que el derecho laboral cumpla la finalidad de protegerlo (los juristas le llaman función tuitiva), los preceptos de ese derecho deben caracterizarse por ser normas imperativas o prohibitivas con respecto al empresario, y nunca tener una redacción que permita la posibilidad de que el empresario pueda hacer o escoger, ya que si la norma laboral al empresario le deja hacer o decidir, entonces el derecho laboral se convierte en mercantil.

En estos momentos de crisis, estamos asistiendo al abuso de derecho que hace la patronal, aprovechándose de la nefasta legislación laboral de este país, y lo que es peor, que se está haciendo de forma incentivada con medidas aprobadas por el gobierno.

Si echamos mano de las estadísticas del Ministerio de Trabajo de los últimos meses respecto de los ERES aprobados, obtenemos los siguientes datos: el número de trabajadores afectados por ERES que comportan la extinción del contrato de trabajo en enero y febrero de 2009 por causas organizativas de la producción fueron 4.651 trabajadores. Mientras que por las causas económicas derivadas de quiebra, suspensión de pagos, restricción de la demanda y baja productividad fueron 485 trabajadores. Y los extinguidos por causas económicas derivadas de problemas de financiación y aplicación de medidas económicas suponen 5.663 trabajadores despedidos. Si nos fijamos en los contratos suspendidos (que cuentan con una bonificación del 50% las cuotas de la seguridad social que pagan los empresarios), las cifras son más indicativas: por causas organizativas y de la producción en esos 2 meses suman 72.965 trabajadores con el contrato suspendido; frente a los 22.700 por quiebra, suspensión de pagos, restricción de la demanda y baja productividad; y los 10.794 por problemas de financiación y aplicación de medidas económicas.

Otro tanto podríamos decir del número de trabajadores afectados por ERES aprobados con medidas de reducción de jornada. Es decir, ¿qué quieren decir estos datos? Que la crisis financiera no ha afectado verdaderamente a la estabilidad de las empresas, ya que si esto fuese así, los ERES que se aprobarían lo serían por quiebra, suspensión de pagos, restricción de la demanda y baja productividad. ¿Qué está haciendo el capital entonces? Aprovechar la crisis para llevar a cabo una nueva reestructuración de plantillas y degradar aún más el mercado laboral y los sistemas públicos de protección social. Es decir, hacer más crisis de la crisis.

Resulta chocante que se aprueben un número importante de extinciones y suspensiones de contratos por falta de tesorería, cuando el Ministerio de Trabajo dice que las empresas, gracias a las recientes medidas aprobadas, "se liberan de 6.000 millones de euros a través de rebajas fiscales y 29.000 millones de euros a través de las líneas del ICO para facilitar su acceso al crédito"… Eso sin contar con los avales que recibió la banca para facilitar crédito a las empresas. Me gustaría saber qué opina de todo esto el último fichaje de Instituto de Empresa S.L., José Mª Fidalgo.

¿Existe un obsceno y repugnante negocio tras esta “crisis”? ¿A quién beneficia?...

viernes, 10 de julio de 2009

Agua y aceite.

¿Cómo puede ser que a estas alturas demos credibilidad a las promesas que puedan lanzar nuestros gobernantes o candidatos a serlo? Si hay algo que de verdad debamos valorar son los hechos, y estos hablan por si solos.

Si de algo está sirviendo la actual crisis económica y social que estamos padeciendo, es de romper ese mito que se estaba construyendo en los últimos años desde las esferas del poder, y que no pocos se tragaron, de que la existencia de las clases sociales era algo del pasado, incluso así te lo hacen entender de una forma más o menos descarada en los libros de texto, y es que el capitalismo no iba a dejar de lado su mejor foco de adoctrinamiento: la educación.

Si para las democracias occidentales la distribución de la riqueza es el factor esencial que analiza la justicia social de un determinado país, no podemos decir que España sea un país democrático. Si en tiempos de bonanza económica ya era el país con los salarios más bajos de la UE de los 15 (un 40% menos que el resto), podéis imaginaros como será la situación actual en tiempos de crisis. Así lo indicábamos en el primer informe detallado en el que analizábamos las diferentes causas por las que habíamos llegado a esta situación.


Pero no todo son malas noticias, aparte de haber conseguido recientemente el record de victorias de nuestra gloriosa selección a nivel mundial, nuestro país también está en los primeros puestos (el 9º) en cuanto al número de millonarios ¿y todavía se pregunta la gente que de donde se sacará Florentino Pérez la millonada para fichar a Cristiano Ronaldo y Kaká? El contraste de todo esto: el 20% de los españoles viven bajo el umbral de la pobreza. Con este balance no es de extrañar que se hayan multiplicado por cinco los robos de alimentos en los supermercados.



Esta terrible situación en donde vale más y se le da toda la bola del mundo -nunca mejor dicho- a la vida y obra de un futbolista, quedando a un segundo o tercer plano -si hay suerte- la dramática situación que estamos padeciendo millones de familias, refleja a la perfección el mundo en el que vivimos.


Uno se pregunta cuál será el límite de indignidad que tengamos que soportar para darnos cuenta de que nos están robando descaradamente y en lugar de reaccionar les reímos sus gracias cuando no, nos arrollidamos ante ellos. Varios son los recientes ejemplos que relatan la tomadura de pelo que estamos padeciendo día tras día: por un lado, con la ampliación de los impuestos indirectos en detrimento de los directos, o lo que es lo mismo, que seamos los trabajadores y no los ricos los que sostengan el aparato estatal. Por otra parte, la millonada que se van a llevar nuestros eurodiputados por representarnos y defender nuestros derechos -con ideas tan brillantes como la Directiva Bolkestein o la Directiva de las 65 horas- en el Parlamento Europeo gracias a nuestro respaldo en las urnas en las pasadas elecciones europeas. De esta forma podremos seguir sosteniendo a una clase política que lleva los valores de la corrupción y la falsedad por bandera.


Y es que como dice la canción de la ya extinta banda vallisoletana Puagh! que da título a este comunicado, el agua y el aceite son dos elementos imposibles de mezclar, al igual que ocurre con el poder y la honradez. ¿Cómo puede ser que a estas alturas demos credibilidad a las promesas que puedan lanzar nuestros gobernantes o candidatos a serlo? Si hay algo que de verdad debamos valorar son los hechos, y estos hablan por sí solos: el rescate con el dinero de todos nosotros de las empresas y entidades financieras por parte de este -por ejemplo con el caso de Caja Castilla la Mancha (CCM)- y tantos otros gobiernos sin que se exista responsabilidad de ningún tipo por llevarnos a la quiebra, o el visto bueno en la aplicación de los ERE´s que se están produciendo a lo largo y ancho del territorio -que a pesar de lo que diga el ministro Corbacho, estos se producen con una permisividad espantosa- por no hablar de la iniciativa del gobierno de abaratar el despido, eso si, dialogándolo como personas civilizadas con los agentes sociales, de cara a una nueva reforma laboral que permita flexibilizar aún más el mercado laboral, con medidas como el fortalecimiento de las ETT´s en el sector público. Con estas perlas, ¿a alguien le queda alguna duda de quien va a pagar nuevamente los platos rotos de la crisis?


Cuando la cosa no podía ir a peor nos encontramos con una ingeniosa estrategia para salir de la crisis. Ni a la mismísima CEOE se le hubiera ocurrido plantear tan maravillosa idea. Resulta que la aerolínea británica British Airways ha hecho un llamamiento a sus trabajadores para que trabajen durante un mes gratis, mientras el presidente de la compañía se desembolsa 70000 euros mensuales. Pues bien, de los 30.000 trabajadores que tiene la empresa, 1000 de ellos ya han dado el visto bueno, por lo que de triunfar la medida no nos extrañe que dentro de poco nos vengan exigiendo por aquí tres cuartas partes de lo mismo.


Estas situaciones, por estrambóticas que parezcan, lo único que hacen es evidenciar la tremenda falta de conciencia social y de clase que padecemos los trabajadores actualmente -que salvo casos excepcionales y de pura desesperación como es el caso de las trabajadoras de la tienda de ropa Caramelo que respondieron a la imposición del ERE con el saqueo de la fábrica- se queda paralizada ante el discurso del miedo en lugar de tomar las riendas de su propio destino de forma definitiva y acabar con todos esos vividores y embaucadores que hace que para mantenerles tengamos que padecer la mayor tasa de paro de la historia.


¿Estresado con toda esta información? Pues que no se te ocurra enfermar porque en Canarias aquellos que estén parados y se les haya terminado la prestación por desempleo pueden perder la tarjeta sanitaria. Esos rumores ya se están extendiendo a Castilla y León... ¿Tendrá algo que ver todo esto con el proceso de privatización de la sanidad?


Por lo tanto, parece claro que nuestra única salida para salir de este atolladero es la de buscar la organización de los trabajadores y luchar por nuestros derechos. Y es que aunque pueda sonar redundante en nuestros escritos, si no llevamos a cabo esta principal tarea seguiremos en las mismas de siempre, nos empeorarán las mínimas condiciones laborales y recortarán nuestros derechos, mientras los de siempre seguirán engordando sus bolsillos. Por ello, si eres de esas personas que todavía tienes un mínimo de orgullo y de dignidad y estás harto de que te pisoteen, te esperamos en este sindicato para demostrarles que los trabajadores todavía no hemos dicho -recordando a otro de los trabajos de Puagh!- la última palabra.

martes, 7 de julio de 2009

Hace 90 años y aún podemos agradecerlo.

LA CANADIENSE EN EL AÑO 1919, UNA DURA HUELGA REDUJO LA JORNADA LABORAL EN EL ESTADO ESPAÑOL.

Hace 90 años La Canadiense, una eléctrica de Barcelona, despidió a ocho trabajadores. Un mes y una huelga más tarde, el Gobierno promulgaba por primera vez la jornada máxima de ocho horas.

Hace 90 años, el 3 de abril de 1919, el Gobierno del gran terrateniente conde de Romanones promulgaba el decreto que instauraba las ocho horas de trabajo diario. Pese al carácter histórico de esta norma, aún hoy en muchas empresas las 40 horas semanales son papel mojado y su ampliación es un tema que vuelve a estar en el candelero.

En ese momento, al Gobierno de Romanones no le quedó más remedio que ceder. Era la única forma de recuperar una paz social que había saltado por los aires en Barcelona a raíz de un pequeño conflicto laboral en la empresa Riegos y Fuerzas del Ebro, una filial de la Barcelona Traction Light and Power y conocida como ‘La Canadiense’ por su origen y la nacionalidad de su director, Fraser Lawton.

La principal empresa eléctrica de la ciudad había despedido a ocho trabajadores por tratar de formar un sindicato independiente tras ver empeoradas sus condiciones de trabajo. “Rompiendo la pluma y tirando los tinteros”, como recuerda Manel Aísa, la sección de facturación al completo se puso en huelga el 5 de febrero de 1919 en solidaridad con los despedidos y la lista de éstos aumentó a más de un centenar. La plantilla optó por recurrir a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), sindicato que en aquel momento afirmaba contar con medio millón de afiliados sólo en Catalunya. El conflicto iba a desafiar la nueva estructura del anarcosindicalismo catalán, organizado desde el congreso del año anterior en sindicatos únicos que agrupaban ramos industriales. Era el momento de aprovechar la huelga para poner en práctica las palabras del discurso de clausura de su secretario general, Salvador Seguí: “Si nos superamos, si conquistamos nuestra capacidad y nos colocamos en condiciones de actuar de un modo enérgico, de hacer frente a todas las posibilidades de ataque, seremos respetados, atendidos y nos impondremos”.
Así pues, el conflicto daba un nuevo giro. Coordinada por un comité compuesto por trabajadores y responsables del sindicato, la huelga se extendió a los encargados de la lectura de contadores y formó cajas de resistencia que recaudaron 50.000 pesetas de la época en una semana.

Mr. Lawton seguía sin negociar, sumiendo Barcelona en “momentos de inquietud y oscuridad”, según recuerda el anarcosindicalista Juan García Oliver en "El eco de los pasos", pues la huelga se extendió y dejó a Barcelona sin suministro eléctrico. El Gobierno, cuyos bandos poca gente leía pues los trabajadores de prensa aplicaban la “censura roja”, militarizó las empresas litigantes y encarceló a los cientos de obreros que se negaron a volver al trabajo. “Comités de huelga (…) actuaban en la ciudad a docenas. Muchos de ellos fueron detenidos pero previsoramente habían sido designados dos y tres equipos para sustituirlos, hasta por lo que se refería al comité central de huelga”, señala García Oliver.
En una situación insostenible tanto para las empresas como para los trabajadores, finalmente el Gobierno convenció a la empresa para que diera su brazo a torcer. La Canadiense aceptó aumentar los salarios, readmitir a los huelguistas y establecer la jornada de ocho horas, además de pagar la mitad de los salarios no cobrados durante el mes de huelga. Por su parte, el Gobierno levantó el estado de guerra, liberó a los presos y se comprometió a instaurar las ocho horas para todos los oficios, lo que haría dos semanas más tarde. En la plaza de toros barcelonesa de Las Arenas una asamblea de 20.000 trabajadores aceptó el acuerdo.

Meses más tarde la patronal organizaría su venganza, pero los ataques no impidieron el salto cualitativo de los sindicatos. Ese salto cualitativo, en forma de revolución social durante la Guerra Civil, curiosamente volvió a involucrar al conde de Romanones, quien no había podido vencer a la clase obrera 20 años antes, ni siquiera con el Ejército. Relata Juan Gómez Casas en "Historia del anarcosindicalismo español" que, cuando acabó la guerra, el conde regresó a sus tierras de Guadalajara, esperándolas ver arrasadas pues sabía que los campesinos las habían colectivizado. Cuando llegó, comprobó asombrado que las tierras de cultivo se habían ampliado, funcionaban nuevas obras de ingeniería y la producción había aumentado. Se informó sobre Jerónimo Gómez Abril, miembro de la CNT madrileña que había tomado parte en el asunto, consiguió su libertad y le ofreció la dirección de sus propiedades. Gómez Abril se negó. Quizá no podía evitar acordarse de Miguel Burgos, secretario del sindicato de curtidores, asesinado a la puerta de su casa por la Guardia Civil durante aquella huelga por la que tanto se había sufrido y con la que tanto se había conseguido.

jueves, 2 de julio de 2009

Ha fallecido Josefa Martín Luengo, fundadora de la escuela libre Paideia.

En el día de ayer ha fallecido, a la edad de 64 años, la educadora anarquista Josefa Martín Luengo (Salamanca, 1944 – 2009).

La dilatada carrera profesional y social de esta excelsa mujer está íntimamente ligada a la "Escuela Libre Paideia", de la que es fundadora, junto con su compañera Concha Castaño y Mª Jesús Checa. *Paideia* forma parte de la tradición de las escuelas racionalistas que los anarquistas introdujeron en España entre finales del siglo XIX y principios del XX. Josefa Martín –*Pepita*– quizás sea, desde los tiempos del pedagogo Francisco Ferrer y Guardia (1859-1909), la persona más influyente y conocida del mundo libertario dedicada a la educación.

La actividad educadora de Pepita empieza en Fregenal de la Sierra (Badajoz), en los albores de la democracia, cuando dirigía la ecuela-hogar “Nertóbriga” y trató de que el alumnado tuviese una educación integral, donde la formación de la persona y la adquisición de valores fuesen las pautas a seguir. Esta forma de entender la educación hizo que “las fuerzas vivas”, en palabras de ella, de la zona exigiesen su cese inmediato. Fue tal la escandalera que se montó que el tema llegó incluso a plantearse en el Congreso de los Diputados, en una interpelación al gobierno de Suárez por un diputado socialista. La experiencia vivida quedó plasmada en su primer libro: Fregenal de la Sierra, una experiencia de Escuela en libertad (Campo Abierto Ediciones, 1978)

Poco después, en vista de que dentro del sistema educativo oficial poco o nada se podía hacer para tratar de que la educación fuese algo más que adquirir conocimientos, fue cuando en compañía de las pedagogas Concha Castaño y Mª Jesús Checa decidieron fundar una escuela diferente, y así nació, en la localidad pacense de Mérida, en enero de 1978 la Escuela Libre Paideia (la diferentes etapas de la escuela se pueden ver en su web: http://www.paideiaescuelalibre.org/ )

Pero Pepita no solo se dedicó a la educación sino que, en el campo socio-político, fue una activa militante feminista, miembro del colectivo */Mujeres para la Anarquía/*, formado por mujeres pertenecientes al Colectivo Paideia.

Pepita tiene, no nos acostumbramos a hablar en pasado, una extensa bibliografía y era una articulista irredenta. Al libro que ya hemos comentado anteriormente (Fregenal de la Sierra…) hay que añadirle otros títulos: Desde nuestra Escuela; Intento de Educación Antiautoritaria y psicomotriz; La escuela de la anarquía; Paideia, una escuela libre; 25 años de educación libertaria…. La aportación de esta mujer, por tanto, a la pedagogía libertaria ha sido amplia, seguramente haya escrito más que ningún otro anarquista español sobre la educación.
Una amplia muestra de sus escritos se pueden encontrar en la web de Paideia.
La CNT se suma al dolor de sus allegadas y allegados, especialmente del Colectivo Paideia y de las alumnas y alumnos de la Escuela Paideia con el deseo que la obra que Pepita Martín empezó tenga su continuación para que las nuevas generaciones de niñas y niños puedan tener la oportunidad de conocer y vivir una escuela diferente, creada por una persona excepcional.

Gracias, Pepita. Que la tierra, compañera, te sea leve.

“Los seres humanos podemos elegir muchas cosas y otras muchas no; pero indudablemente sí podemos elegir cómo queremos vivir y por ello vamos realizando elecciones desde que nacemos. Nuestras elecciones, nuestra capacidad de libertad de elección entra generalmente en confrontación con las limitaciones que las normas sociales nos imponen. El ser humano debe mantener una lucha constante entre lo que quiere, lo que puede y lo que debe; es decir, entre su libertad, la libertad de los demás y las coacciones que constantemente le presionan”.
*Josefa Martín Luengo. Educar en valores*.
Por si deseais dejar algún mensaje a la escuela los correos electrónicos son los siguientes:

miércoles, 1 de julio de 2009

Entrevista a J.L. García Rúa: «Lo importante no son las personas sino el futuro fracaso del pueblo»

El histórico anarquista acaba de publicar en poemarios sus experiencias vitales y políticas en las ciudades en las que vivió. Rua comenta la actualidad del anarquismo.

José Luis García Rúa es uno de los últimos históricos del anarquismo español. Fallecida Federica Montseny, García Rúa mantiene el idealismo libertario y permanece fiel a la CNT en unos tiempos en los que esta militancia se presenta como una especie de acto 'quijotesco'. «Los sindicatos y los partidos han aceptado el envite de la patronal y del Estado a través de las subvenciones y se ha creado una nueva clase social», comenta García Rúa.

- ¿El recuerdo de la República y la Guerra Civil está ofreciendo una buena imagen del anarquismo español?
- El anarquismo es una teoría o actitud vital inconfesable, porque nunca tuvo buena prensa. El anarquismo es la negación de lo oficial, de ahí que el mal juicio al anarquismo esté justificado. A Grimau lo fusilan, pero a los líderes anarquistas les dan garrote vil, con lo que la negación a los anarquistas llega hasta la indignidad.

- ¿Por qué tiene tan escasa presencia social y política el anarquismo en la actualidad?
- La historia siempre la escriben los vencedores y el anarquismo ha sido el gran enemigo. La única revolución que se hizo en el mundo, desde el punto de vista humano y de la justicia, fue la española. Hasta tal punto fue buena que cuando el conde de Romanones sale de la cárcel y ve el estado de sus tierras de Cuenca, se las encuentra muy mejoradas. Lo hizo una comuna libertaria. Romanones fue en busca de su líder a la cárcel para que fuera capataz en la finca. El anarquista le contestó que las tierras las mejoró para el pueblo, pero no para el conde de Romanones, y se quedó en la cárcel.

- ¿Y qué ocurrió con el anarquismo durante la transición?
- La mayor fuerza represiva contra la CNT se produce tras la muerte de Franco. Nos acusaron del incendio de la discoteca Scala de Barcelona, cuando fue un confidente de la policía, y se conocen nombres y apellidos. A partir de ahí, todo fue represión mediática, sindical y policial.

- ¿No es paradójico que la izquierda también reprimiera a la CNT?
- La izquierda y la derecha se diferencian en muy pocas cosas. La izquierda intentó asimilar a la CNT, pero no lo consiguió. Prieto decía que a la CNT no se la puede combatir desde fuera, porque se la hace más fuerte, y que se hace desde dentro. En la CNT no se piden referencias y cualquiera que entra tiene un cargo en dos semanas. Pero ni por un medio ni por otro han acabado con la CNT. Cualquier otra organización habría desaparecido de haber sufrido la represión a la que fue sometida la CNT. Sin ir más lejos, el pasado primero de mayo el alcalde de Granada nos prohibió celebrar un acto. Fuimos allí y celebramos nuestro acto, donde había trescientas personas que abuchearon a la policía. Eso no ocurre con otras organizaciones, porque hay algo en la CNT contra lo que no pueden.

- ¿Cuál es su opinión sobre la actual situación sindical?
- Se ha practicado una baja política. El régimen de Franco no tenía salida, debido a su asfixia en todos los órdenes, y la buscaron en la transición. Era el momento en el que los partidos políticos podrían haberse mantenido firmes, pero tuvieron que transigir con una Constitución que fue un toma y daca. Se dio un certificado democrático para que persistiera la España franquista. Es paradójico ver a aquellos que fueron anticonstitucionalistas defendiendo la Constitución. Una democracia en la que el pueblo soberano no pinta lo que debe no es una democracia. A los sindicatos se les ha dado un área de poder y ese área la justifican con dinero al permitirles tener liberados, estructuras y propiedades gracias al dinero del Estado, y esa es la situación de los partidos y sindicatos. Hoy no existen sindicatos sino estructuras administrativas que colaboran con el régimen. Son apagafuegos, porque su política cuando se produce una estampida consiste en rodearla y esperar a que se cansen las reses.

- ¿Como anarquista, qué se puede hacer?
- La historia sin el Hombre no camina, aunque a veces tengamos la sensación interna del desánimo. Tenemos el convencimiento racional de que el mundo no puede tener una única salida neoliberal. Sabemos que nunca se hace nada en vano y que todo lo que hacemos tiene su consecuencia, que una acción lleva a otra. El liberalismo tiene un término y debemos estar en él. Lo importante no son las personas sino el fracaso del pueblo, y en eso estamos, aunque sabemos que Zamora no se tomó en una hora. Nosotros no somos como Carrillo y muchos otros, que abandonaron sus creencias y consiguieron ser 'honoris causa'. Una de las cosas que más me preocupan es que la gente ha olvidado quien era Franco y mantiene una gran ignorancia del pasado.