Página de información del Sindicato de Oficios Varios de Toledo de la Confederación Nacional del Trabajo, adherida a la Asociación Internacional de l@s Trabajador@s.
Este blog esta hecho por trabajadores/as y esta dirigido a toda la clase obrera. Intentamos ser lo más plurales posibles dentro de nuestras ideas y prácticas anarcosindicalistas. El blog no tiene por qué compartir las opiniones que no vayan firmadas por este SOV de CNT-AIT Toledo, o por el resto de nuestra organización (CNT), ni siquiera las de los/as colaboradores/as más habituales. Si te apetece colaborar mandandonos textos, articulos, opiniones, quejas, etc. Mandarlo a toledo@cnt.es O cnt_toledo@yahoo.es

Salud

lunes, 3 de octubre de 2011

DIGNIDAD, JUSTICIA Y RECONOCIMIENTO PARA LOS PROFESIONALES DE LAS BIBLIOTECAS

Existe una profesión que cada día cobra más importancia debido a su vocación de servicio dentro de la actual sociedad, en la que el uso y tratamiento de la información resulta crucial para su desarrollo. Esta profesión es la de bibliotecario. Pero esta importancia paradójicamente no es percibida como tal ni para los agentes políticos, sociales ni culturales de la comunidad para la que los bibliotecarios trabajamos. Cierto es que desde hace siglos los hombres se han preocupado por conservar, ordenar y transmitir conocimientos pero es en la actualidad cuando se está empezando a entrever la importancia que tiene nuestra profesión en cuanto que ayuda a disponer de información sin trabas ni limitaciones.
Y es debido a esta importante labor desarrollada por todos los profesionales de las bibliotecas que los bibliotecarios afirmamos con orgullo que nuestro papel en la construcción de una sociedad más y mejor informada es fundamental.
¿Por qué entonces casi nadie otorga el reconocimiento que en justicia merece este colectivo? ¿Son/somos profesionales “invisibles” para nuestros ciudadanos? ¿Aún pensamos que un bibliotecario sólo se ocupa de ordenar libros y películas, prestarlos y una vez devueltos mantener un cierto orden en los “templos de saber y silencio”? Qué decir de las nuevas Tecnologías de Información y Comunicación que todos demandamos y repetimos sin cesar que tenemos derecho a disfrutarlas, presentes desde hace muy pocos años en las bibliotecas, si esas herramientas no fuesen gestionadas y mantenidas por los bibliotecarios. ¿Acaso no somos los bibliotecarios también organizadores de innumerables actividades que son en muchos casos el verdadero motor cultural de una comunidad? Si a todas estas preguntas les buscamos una convincente respuesta y en muchas ocasiones se responde con demagogia y dando por supuesto el trabajo que realizamos, entonces…

¿POR QUÉ EN TANTAS OCASIONES NO SE NOS TRATA CON LA DIGNIDAD Y EL RECONOCIMIENTO QUE JUSTAMENTE NOS MERECEMOS?

Con demasiada frecuencia tenemos ocasión de hablar con muchos compañeros de profesión que deben soportar situaciones difíciles e injustas. La lista es interminable, las faltas de reconocimiento y el asalto reiterado a nuestra dignidad son una constante en nuestra profesión. Y la pregunta que siempre nos hacemos es ¿Por qué recibimos este trato después de demostrar durante años nuestra valía profesional, nuestra vocación de servicio al público y nuestra importante participación en la vida cultural de las bibliotecas que dirigimos? Varias son las razones que pueden llevar a políticos, agentes sindicales y a la sociedad en su conjunto a pensar que los bibliotecarios debemos someternos a sus volubles voluntades, al ser considerados como meros encargados de un determinado servicio público. Pero se equivocan todos si piensan que nuestra labor es aséptica y carente de sentido propio. No estamos a merced de los caprichos de los políticos de turno ni tampoco debemos someternos a las exigencias ilimitadas de la sociedad que demanda nuestros servicios. Tampoco estamos dispuestos a que otros colectivos laborales ignoren nuestra importantísima labor cultural y social. Y de ninguna manera vamos a seguir silenciando el trato injusto y vejatorio al que en muchas ocasiones nos someten los agentes sindicales.

TODOS AQUELLOS QUE INTENTAN MENOSPRECIAR NUESTRO TRABAJO SE EQUIVOCAN DE ESTRATEGIA. COMO PROFESIONALES BIBLIOTECARIOS TENEMOS UNA DIGNIDAD QUE MUCHAS OCASIONES ES PISOTEADA EN ARAS DE UNOS INTERESES PARCIALES.

No sólo administramos bienes y servicios públicos, sino que además contribuimos en la construcción de una sociedad libre y bien informada. Y también organizamos un amplísimo abanico de actividades que sostienen y alimentan la vida cultural de muchos pueblos y ciudades.

ESTAMOS HARTOS DE SER CONSIDERADOS TRABAJADORES DE SEGUNDA GATEGORÍA SIN ELEVAR UNA SOLA PALABRA DE PROTESTA.
Pero esto está cambiando. AHORA QUE ESTAMOS CONSIGUIENDO SER UNA SOLA VOZ GRACIAS AL TRABAJO DE DIFERENTES ASOCIACIONES DE BIBLIOTECARIOS en diversos ámbitos geográficos, VAMOS A HACER QUE ESTA VOZ SE OIGA CON MÁS FUERZA Y CLARIDAD.
EXIGIREMOS SIN DESCANSO QUE SE NOS RECONOZCA, QUE SE NOS TRATE CON DIGNIDAD Y JUSTICIA Y SOBRE TODO QUE SE NOS DEJE INDEPENDENCIA PARA LLEVAR A CABO NUESTRA LABOR.

Muchos son los casos, desgraciadamente, en los que compañeros bibliotecarios ven mermados e incluso anulados sus derechos laborales fundamentales, y a pesar de ello siguen trabajando con la misma profesionalidad y el mismo empeño. La situación actual de grave crisis a todos los niveles hace que nos planteemos de nuevo nuestro papel en el conjunto de la sociedad. Ahora más que nunca somos necesarios para la sociedad que necesita de nuestros servicios. Y también es momento de otorgar la debida importancia de nuestra labor como garantes del libro acceso a la información, a la cultura, al uso y disfrute de las nuevas tecnologías para tratar de romper la brecha digital. Es el momento de salir a la superficie y empezar a protestar y a exigir justicia e igualdad frente a los demás trabajadores. Y llegaremos hasta donde sea necesario para hacer valer nuestros derechos. Es un camino largo pero estamos preparados para recorrerlo con paso firme y voluntad de hierro. No aceptaremos sin rechistar que ninguno de nuestros compañeros siga soportando situaciones de desigualdad laboral ni ostracismo profesional. Nuestra voz se oirá cada vez con más fuerza y firmeza. Por nuestra dignidad, por nuestro reconocimiento, por la cultura, por la libertad.

Mercedes Carrascosa Jiménez

Directora de la Biblioteca Pública Municipal de Orgaz (Toledo)
Presidenta de la Asociación de Bibliotecarios de Toledo (ABITO)
abitobibliotecario@gmail.com

Mas información en:

No hay comentarios: