Página de información del Sindicato de Oficios Varios de Toledo de la Confederación Nacional del Trabajo, adherida a la Asociación Internacional de l@s Trabajador@s.
Este blog esta hecho por trabajadores/as y esta dirigido a toda la clase obrera. Intentamos ser lo más plurales posibles dentro de nuestras ideas y prácticas anarcosindicalistas. El blog no tiene por qué compartir las opiniones que no vayan firmadas por este SOV de CNT-AIT Toledo, o por el resto de nuestra organización (CNT), ni siquiera las de los/as colaboradores/as más habituales. Si te apetece colaborar mandandonos textos, articulos, opiniones, quejas, etc. Mandarlo a toledo@cnt.es O cnt_toledo@yahoo.es

Salud

viernes, 3 de agosto de 2012

Gran victoria de la SF-AIT en la lucha contra el Workfare

Nuestros compañeros/as de la sección britanica de la AIT siguen creciendo.

El gobierno de Gran Bretaña introdujo un programa de salvajes recortes en el estado del bienestar. Los recortes son parte de una amplia ofensiva gubernamental contra las condiciones de vida de los trabajadores, con ataques a todo un rango de prestaciones. El programa de recortes del gobierno no trata simplemente de reducir la cantidad de gastos estatales en bienestar, el propósito es también forzar a los parados a aceptar empleos con salarios más y más bajos con lo que, a cambio, se hunden los salarios de todos los trabajadores.

Como parte del programa de recortes, el gobierno introdujo el llamado esquema de “Workfare” bajo el cual los desempleados se ven forzados a trabajar gratis hasta seis meses o enfrentarse a que se les recorten las prestaciones, sin garantía de trabajo fijo al final. No hace falta decir que las empresas se dieron prisa a la hora de sacar provecho de aquello que significaba mano de obra gratuita y comenzaron a tomar un número cada vez mayor de gente bajo el esquema de workfare.

El gobierno afirmaba que el workfare ayudaría a los parados a encontrar empleos permanentes, pero dado que aumentaba el número de personas arrastradas a trabajar por nada, enseguida quedó claro que esto no iba a pasar nunca. Los trabajadores que fueron contratados bajo el esquema de workfare nunca fueron hechos fijos; más bien, una vez que su tiempo bajo el esquema había pasado, las empresas simplemente se libraban de ellos para reclutar un nuevo grupo de trabajadores en workfare. Después de todo ¡¡ ¿por qué pagar trabajadores cuando los puedes tener gratis?!!

Más adelante se hizo enseguida evidente que el esquema workfare estaba, de hecho, aumentando el paro. En vez de llenar las nuevas vacantes con trabajadores pagados, las empresas comenzaron a tomar trabajadores sin salario bajo el esquema de workfare. También estaba la preocupación de que los empresarios comenzaran a despedir trabajadores y sustituirlos por trabajadores no remunerados reclutados en workfare.

Unida a esto, la realidad de que disponer de una gran masas de trabajadores forzados a trabajar por nada actúa como una presión a la baja sobre los salarios en conjunto. El miedo a ser sustituido por un trabajador no remunerado presiona a los trabajadores para que no demanden un aumento de salario. Esto ha llevado a un momento en que el valor real de la paga de los trabajadores en Gran Bretaña está decreciendo a unos valores no vistos desde la depresión de los años 30. Es importante entender, pues, que el workfare afecta al total de la clase trabajadora y no solamente a los parados.

Desde que se anunció por primera vez el esquema workfare, ha habido una campaña general contra el workfare apoyada por la Solidarity Federation, pero sentíamos que esta campaña carecía de dirección hasta cierto punto. También estaba la preocupación de que era demasiado política en el sentido de que estaba demasiado focalizada en presionar al gobierno para que dejara el workfare. A principios de 2012, la Solidarity Federation decidió lanzar una campaña orientada en un sentido más económico, que usara la táctica de la acción directa para confrontar a las empresas que realmente estaban consiguiendo aumentar sus beneficios a base del workfare. Nuestra estrategia era la de seleccionar una empresa concreta y después hacerla blanco de piquetes coordinados a nivel nacional, bloqueos de comunicaciones, etc., hasta que declinaran del programa de workfare. Después pasaríamos a otra empresa y repetiríamos el proceso. La esperanza es la de poder forzar a un número cada vez mayor de empresas a dejarlo, creando un efecto dominó que mine y desacredite totalmente el esquema workfare del gobierno.

Al tener una campaña más enfocada, dirigida a una empresa cada vez, basada en la acción directa, la Solidarity Federation confiaba también en atraer a ella a otros grupos e individuos.

La primera empresa que decidimos abordar para la campaña contra el workfare era una compañía llamada Holland and Barret. Esta empresa vende productos sanitarios y tiene tiendas en la mayoría de las ciudades y pueblos de Gran Bretaña. Elegimos Holland y Barret debido al nivel en que planeaban hacer uso del esquema workfare. A principios de 2012 Holland and Barret habían anunciado que iban a tomar 1000 trabajadores no remunerados bajo el esquema de workfare. ¡¡Con una plantilla de solamente unas 3 500 personas, esto habría significado casi una cuarta parte de su personal en workfare!!

Se decidió lanzar la campaña contra el workfare como parte de los Días de Acción de la AIT que tuvieron lugar en marzo, a principios de este año. El plan era repartir panfletos entre los trabajadores los dos días anteriores al piquete a nivel nacional ante las tiendas de Holland and Barret el 31 de marzo. El día de acción demostró ser un éxito tremendo con piquetes en Holland and Barret y en otras empresas que usaban el workfare en más de 20 ciudades y pueblos de Gran Bretaña. Los piquetes contaron no solamente con el apoyo de otros anarquistas, sino también con grupos que protestaban por los recortes.

Después del 31 de marzo, la Solidarity Federation mantuvo la campaña a base de piquetes regulares en las tiendas de Holland and Barret. Estos piquetes constantes presionaron a Holland and Barret, una empresa que intenta promocionarse como “ética y que se preocupa” basándose en que venden productos de salud. Como resultado de la campaña la empresa recibió numerosas quejas sobre uso del workfare por parte de compradores enfadados y tenían a los clientes bombardeando regularmente con quejas sus cuentas de Twitter y Facebook.

La presión sostenida demostró eventualmente ser demasiada y el 5 de julio, Holland and Barret declararon dar un paso atrás, su página oficial de Facebook anunciaba que “las personas que, en la actualidad, se encuentran dentro del esquema de experiencia laboral serán las últimas en completar el contrato de ocho semanas. Después de esto, Holland and Barret no continuará participando en ese esquema”. Ahora Holland and Barret intenta sustituir los empleos no remunerados del workfare por un esquema de aprendices asalariados.

Este anuncio es otro golpe al esquema de Workfare del gobierno, ya bajo presión debido a un número cada vez mayor de empresas que rehúsan participar en el esquema por miedo a la mala publicidad. La Solidarity Federation espera ahora construir a base de este éxito sobre Holland and Barret, moviéndose ahora para abordar a otra empresa. Ha habido cierta discusión sobre elegir a Pizza Hut, una empresa con una cadena de franquicias a nivel nacional. Pero cuando la Solidarity Federation contactó a la empresa, ellos respondieron declarando que ya no usan el esquema de workfare del gobierno, una afirmación que la Solidarity Federation está ahora investigando.

Si se demuestra cierta, la SF se moverá para abordar a otra empresa. Mientras tanto, la Solidarity Federation continuará apoyando la creciente campaña contra el workfare hasta que el esquema sea retirado y las empresas ya no puedan tratar a los trabajadores como mano de obra esclava no remunerada.

No hay comentarios: